Opinión

Fin de la Ley Reservada del Cobre


SEÑOR DIRECTOR
La Ley Reservada del Cobre parece vivir sus últimas horas luego de décadas de existencia y múltiples intentos de derogación.
Esta ley fue importante para la seguridad del país en un contexto de un país subdesarrollado y altamente dependiente del cobre. Pero Chile es hoy un país con el nivel de desarrollo más alto de su historia y aspirando a alcanzar el desarrollo pleno, lo que hace insostenible mantener un sistema de financiamiento de las compras militares en base a un impuesto específico a una empresa minera del Estado como Codelco.
La imagen que proyecta Chile con un sistema de esta naturaleza es la de un país que vincula directamente la explotación de su recurso más importante para comprar armamentos, como si ese fuera un objetivo prioritario del país.
Además, el sistema actual demostró estar siendo horadado por la corrupción y funciona sin los adecuados controles democráticos y financieros que esta ingente cantidad de recursos requiere.
Es también impresentable que este sistema se mantenga por la incapacidad del mundo político para tratar las compras de armamentos bajo una discusión presupuestaria. Será sano para el estatus de Chile como país democrático y en pos del desarrollo, que nuestros representantes políticos salgan de la zona de confort que les significa no tener que discutir sobre este tema al amparo de esta anquilosada ley, para debatir sobre esta trascendental materia.
Queda sin embargo un aspecto pendiente. La propuesta del gobierno mantiene por 12 años el pago del impuesto de 10% de las ventas de Codelco. Dado que esta ley ha mantenido un vínculo tan fuerte con Codelco se hubiera esperado también el fin de esta mochila para la empresa y/o alguna mención sobre qué modelo de financiamiento aplicará en su futuro.

Juan Carlos Guajardo
Director ejecutivo Plusmining

Seguir leyendo