Financiamiento de la política



SEÑOR DIRECTOR

A raíz del caso de Karina Oliva, el financiamiento a la política ha vuelto al tapete. Como consecuencia de los casos de financiamiento ilegal que conocimos en 2015, se llevaron a cabo importantes reformas. Se le otorgó autonomía constitucional al Servel y se le dieron importantes facultades normativas y de fiscalización, como realizar auditorías, ingreso a sedes, pedir antecedentes, revisar cuentas de personas investigadas o el establecimiento de la cuenta única electoral.

Además, se avanzó enormemente en transparencia y se eliminaron los aportes de personas jurídicas y aportes reservados, lo que ha llevado a que conozcamos en un altísimo porcentaje el origen de los recursos de campaña.

Sin duda, no hay ley ni sistema perfecto, pero hay optimizaciones que se pueden hacer. La Comisión Engel propuso una serie de reformas que fueron descartadas en su momento, algunas de ellas por señalarse que eran impracticables. Una de estas es la realización de una rendición pública a mitad de campaña de ingresos y egresos, que dificultaría inflar gastos cuando se conozca el resultado electoral. También propuso un registro de proveedores, de modo que hubiera más competencia y transparencia. Y acorde a la realidad, se propuso una regulación de precampañas, donde pudiera haber aportes y egresos, pero sin propaganda electoral, lo que solo se aprobó para candidaturas presidenciales.

Los avances logrados son notorios, sin embargo, es clave que continuemos perfeccionando nuestra institucionalidad.

María Jaraquemada

Oficial de Programa para Chile y el Cono Sur IDEA Internacional

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.