Opinión

Financiamiento solidario


Señor director:

El rector Rubén Covarrubias declara en su entrevista que el Sistema de Financiamiento Solidario (SIFS) representará una “bomba de tiempo” para las instituciones de educación superior cuyos alumnos utilicen este crédito. Al respecto, es importante señalar que el análisis económico que realiza el rector no es del todo correcto, pues no considera las becas a las que sus estudiantes pueden acceder, para quienes el SIFS constituirá un complemento en el financiamiento de sus carreras. De hecho, actualmente el 52% de los jóvenes de los primeros seis deciles que acceden al CAE cuenta también con una beca de arancel estatal. En ese sentido, al igual que con la gratuidad, el SIFS debe entenderse como un complemento al sistema de financiamiento existente.

Por otra parte, uno de los méritos que tiene este sistema es hacerse cargo de una parte significativa de la brecha existente entre el arancel real que cobran las instituciones y el monto actualmente aportado por los beneficios estudiantiles, ayudando de esta manera a muchas familias que se ven obligadas a endeudarse para pagar esas diferencias. Con todo, el SIFS no prohíbe que una institución cobre la eventual diferencia que a pesar de lo anterior pueda subsistir, siempre que lo haga por la vía de un crédito que deberá tener las mismas condiciones de tasa y plazo que el SIFS, para los estudiantes pertencientes a los primeros seis deciles de ingresos. En el caso de alumnos de deciles superiores, la institución podrá cobrar esa eventual diferencia en las condiciones que libremente establezca.
En resumen, no es efectivo que el SIFS vaya a producir un desfinanciamiento en las universidades privadas de la magnitud que predice el rector.

Juan Eduardo Vargas Duhart
Jefe de División Educación Superior
Ministerio de Educación

Seguir leyendo