Incierto panorama económico para 2021

A partir de diciembre el Banco Central publicará nuevos datos sobre la actividad económica

17 de Junio 2020 Fachada Banco Central Foto : Andres Perez

La evolución de la pandemia así como el devenir de la situación política serán factores que incidirán fuertemente en que la economía pueda repuntar el próximo año.




Un análisis más desafiante marcó el último Informe de Política Monetaria (Ipom) publicado ayer por el Banco Central. En un hecho inusual, que ha afectado a todas aquellas instituciones que han intentado anticipar el comportamiento de la economía este 2020, el instituto emisor volvió a cambiar sus proyecciones, esta vez profundizando en su estimación de caída para el año en curso. Chile, según el Ipom, retrocederá en un rango entre 5,75% y 6,25%.

Esta fuerte caída de la economía local en 2020 revela que la recuperación ha sido más difícil de lo anticipado inicialmente, lo que queda graficado en el informe al señalar que “pese a que los contagios han disminuido y la movilidad ha aumentado respecto de mediados de año, las mejoras de la actividad han sido más lentas que lo previsto en septiembre”. Una de las proyecciones más preocupantes es lo que ocurrirá este año con la inversión. Según las nuevas proyecciones del Banco Central, la formación bruta de capital fijo se desplomará en 13%, ritmo similar a las dos crisis económicas anteriores (13,3% en 2009 para la crisis subprime y 14,3% en 1999 para en la crisis asiática). Pese a que el Ipom anticipa un crecimiento de la inversión de 7,3% para el próximo año, advierte que “esta proyección se encuentra sujeta a grados de incertidumbre más elevados que lo usual”. Es un hecho que la incertidumbre asociada a los procesos políticos en curso es un freno para las decisiones de inversión de largo plazo que pueden más que compensar las mejores señales que entregan el precio del cobre y las demandas por energías renovables en el futuro.

El consumo, por su parte, pese a contar con un fuerte shock asociado al retiro del 10%, terminará con un desempeño paupérrimo este 2020, cayendo 6,3%, el principal retroceso desde que existen cifras comparables (1997). Para 2021 se espera un fuerte rebote técnico, con un salto de 10,3%, que considera los efectos del nuevo retiro de las AFP, la recuperación de los ingresos del trabajo y las transferencias gubernamentales.

Para 2021 la economía chilena anotaría un crecimiento mayor al esperado en el informe de septiembre y se expandiría a un ritmo entre 5,5% y 6,5%, lo que permitiría revertir en parte los efectos de la crisis de este año. Pero este escenario enfrenta numerosos riesgos. Según el instituto emisor, “la economía transita por un proceso de recuperación que enfrenta tanto los desafíos de la evolución de la pandemia como de la situación política tras la crisis social iniciada hace poco más de un año”, y de empeorar la situación patrimonial del sector privado “aumenta la vulnerabilidad ante la materialización de escenarios negativos, los que podrían comprometer de forma significativa la recuperación de la economía y tener consecuencias severas sobre el bienestar de las familias y la viabilidad de muchas empresas”.

La alta incertidumbre que enfrenta la economía mundial -y que se ve amplificada por la dinámica política local- aconseja seguir monitoreando los indicadores económicos con cautela, sobre todo los que anticipan una recuperación abrupta.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.