Su opinión importa | Envíe sus cartas y comentarios sobre actualidad a correo@latercera.cl Ver condiciones, y sus objeciones al contenido o cobertura del diario a lector@latercera.com

Opinión

Integración urbana y segregación escolar


SEÑOR DIRECTOR
Hace poco fue firmada la Ley de Integración Social y Urbana por el Presidente Piñera. Esta ley propone medidas para comenzar a hacernos cargo, desde la construcción de las ciudades, de la segregación social, una de las enfermedades más profundas que tenemos en Chile.
Si asumimos que éste es de los desafíos prioritarios que debemos abordar, la conformación del espacio urbano es esencial para hacerle frente. Sin duda, hacen falta mejoras y medidas complementarias, pero la voluntad de poner esta discusión en la agenda legislativa es un esfuerzo público que merece ser reconocido.
Por eso llama la atención la discrepancia entre los avances decisivos de esta ley y los pasos que se buscan dar en materia educativa, al reinstaurar la selección por parte de los establecimientos educacionales, favoreciendo la segregación escolar.
La segregación socioeconómica en Chile, y el clasismo que de ahí deriva, es un problema que permea todas las dimensiones de nuestra convivencia, siendo la educacional y la urbana de las más relevantes.
Pocos espacios impactan con mayor fuerza en nuestro desarrollo e identidad que el barrio y la escuela. Avanzar en integración urbana y, al mismo tiempo, facilitar la segregación escolar pareciera un acto de esquizofrenia pública, contraproducente desde todo ángulo. No solo ambas políticas avanzan en direcciones opuestas, sino que además rompen las posibles sinergias. Un despropósito en la agenda por un desarrollo inclusivo.
Si la integración y equidad social son desafíos prioritarios, dar pasos hacia un sistema escolar más inclusivo es tan importante como los avances en materia de integración urbana.

Sebastián Bowen
Director Ejecutivo Techo-Chile

Seguir leyendo