SEÑOR DIRECTOR

Los cambios tecnológicos en la emisión de TV han permitido ingresar a los canales no-lineales por Internet. El usuario tiene la libertad de elegir el momento y lugar de la conexión (TV anytime anywhere). Esta libre elección de los programas en plataformas de Internet está afectando en EE.UU. principalmente al cable lineal; en Chile la baja del cable es aún poco significativa (alrededor del 2%). Para competir mejor con esta nueva libertad del usuario, el cable chileno está introduciendo la posibilidad de ver un programa favorito en un horario diferente al programado, con el recurso técnico de volver a verlo desde su inicio (Replay TV); en otros casos la compañía de cable ofrece grabar el programa deseado, programado en el momento o antes y después de la emisión. Algunas marca de televisores Smart TV también ofrecen servicios similares. Otra estrategia usada por los cablistas ha sido ofrecer decenas de canales, algunos simplemente con programas "basura". Se cree que el televidente asume como calidad la posibilidad de disponer de decenas de canales. Si se quiere una calidad especial se ofrecen canales premium, pero bastante caros mensualmente. Tal vez sea hora que los cablistas ensayen otra fórmula de países desarrollados. Ofrecer contratos por un paquete de canales elegidos por el usuario; ello se basa en la evidencia que los televidentes no ven decenas de canales; en este caso, los canales son seleccionados por el cliente según sus gustos y necesidades. Finalmente los televidentes tienen 10 a 20 canales favoritos. Con el sistema de compra por paquete, las compañías podrían ofrecer un paquete a la medida de las preferencias del usuario. Este siempre tendrá la posibilidad de comprar un programa altamente deseable y que no aparece en su paquete. Además de la crítica periodística a la calidad de los programas televisivos, necesitamos una crítica a la calidad de la industria.

Valerio Fuenzalida

Facultad Comunicaciones PUC

Comenta