Su opinión importa | Envíe sus cartas y comentarios sobre actualidad a correo@latercera.cl Ver condiciones, y sus objeciones al contenido o cobertura del diario a lector@latercera.com

Opinión

la uc y el caso frei


SEÑOR DIRECTOR

Después de leídas las declaraciones del rector de la Universidad Católica, Ignacio Sánchez, considero necesario sostener lo siguiente:

Los chilenos sabemos que Pinochet hizo asesinar al general Carlos Prats, a Bernardo Leighton y su mujer (frustrado), y a Orlando Letelier, por considerarlos severos adversarios de su dictadura. Hechos comprobados y sentenciados judicialmente. Esto mismo hizo contra Tucapel Jiménez y otros líderes sociales y políticos.

¿Puede alguien imaginarse que no corrió la misma suerte su principal adversario político, como era el caso del Presidente Eduardo Frei Montalva?

La certeza moral existe desde hace años; el fallo del juez Madrid la confirma judicialmente, incluso con las restricciones de no haber acogido presunciones y sospechas fundadas, si se observa los crímenes, desapariciones y torturas, cometidos durante los 17 años de la dictadura.

Sin embargo, el rector exonera “motu proprio” a dos de los condenados de un homicidio que castiga a seis participantes, entre los cuales tres eran miembros de la siniestra DINA y su tristemente célebre sucesora, la CNI.

Imprudente el señor rector al opinar sobre un fallo judicial que afecta a uno de los más brillantes exalumnos de la universidad, como lo fue Eduardo Frei, y más grave que lo hiciera para eximir de responsabilidades a médicos condenados como encubridores.

Ha procedido bien la Democracia Cristiana al informar al Santo Padre sobre estos hechos y solicitar su intervención. La Universidad Católica es una institución Pontificia, en la que incluso el Papa nomina un Gran Canciller; se espera que él también informe a la Santa Sede, en consideración a que su tarea principal es llevar adelante las relaciones entre la universidad y el Vaticano.

La fecundidad de intervenciones tratando de relativizar lo ocurrido con el expresidente Frei suena -lamentablemente- a campaña política, y recuerda el aforismo aquel de que “no hay peor ciego que el que no quiere ver”.

Mariano Fernández

Seguir leyendo