Francisco Vicencio

Francisco Vicencio

Investigador Adjunto. Centro de Políticas Públicas de la Universidad Andrés Bello

Opinión

La urgente necesidad de re-reformar a Cancillería


La Tercera publicó una noticia donde se señalaba que, de los 12 directores comerciales nombrados por el Gobierno en el extranjero en 2018, tan solo uno –Corea del Sur- se eligió a través de concurso público. Especial revuelo causó el nombramiento dentro de tal grupo, de Fernanda Bachelet, hija de un amigo y ex socio del Presidente Piñera, con un año y medio de experiencia profesional y sin postgrado ni especializaciones, en la cotizada plaza de Nueva York.

Lo anterior refleja una situación latente dentro del Ministerio de Relaciones Exteriores (MINREL) -independiente del Gobierno en ejercicio- en las últimas décadas: la alta discrecionalidad e influencia política en los nombramientos tanto en cargos comerciales, agregadurías, direcciones, consulados y embajadas; la ausencia de una carrera diplomática en sentido estricto que incentive que los propios funcionarios formados en la Academia ocupen las plazas y la importancia de las conexiones –incluyendo personales- con actores relevantes en los nombramientos y promociones.

Ejemplos que se suman al caso de Fernanda Bachelet, que como agregada comercial tiene una remuneración de más de 10 millones de pesos mensuales, hay múltiples, a los que se agregan los embajadores denominados “políticos”. Solo por nombrar algunos, María Angélica Álvarez, directora de Programación de su primer Gobierno y amiga íntima de la ex Presidenta Bachelet, fue agregada de prensa en Italia en su segundo Gobierno, con una remuneración cercana a los 8 millones de pesos.

Asimismo, Javiera Parada, hija de Estela Ortiz, también amiga de la ex Presidenta, fue agregada de prensa en Estados Unidos entre 2014 y 2016 con una remuneración superior a los 6 millones de pesos. Y Carmen Ibáñez, cercana al actual Presidente y embajadora en Grecia en su anterior Gobierno, fue nombrada en noviembre pasado agregada cultural en Argentina, con un sueldo superior a los 7 millones mensuales.

La ley 21.080, publicada el 20 de marzo de 2018, que modifica cuerpos legales con el objeto de modernizar el MINREL y que entrará en vigencia progresiva a partir de marzo próximo, es la primera modificación importante a los decretos de ley de 1978 y 1979 que determinan el estatuto orgánico y de personal del organismo, respectivamente.

No obstante, y si bien es la primera modificación relevante aprobada desde la vuelta a la democracia de más de una quincena de proyectos que duermen en el Congreso, mantiene de manera preocupante la discrecionalidad en el nombramiento en un centenar de cargos, incluyendo a jefes de direcciones y a los hasta 33 agregados que puede designar el Presidente de la República para su desempeño en el exterior.

La modernización y profesionalización del MINREL ha estado en los programas presidenciales en al menos las últimas tres elecciones. Sin embargo, el último cambio legal no se hace cargo de las deficiencias del sistema actual. Existe escasa transparencia, alta discrecionalidad y excesiva politización en los nombramientos. Se deja abierta la posibilidad de que el nepotismo y los criterios políticos se impongan frente a los técnicos y meritocráticos en las designaciones. Se necesita un mecanismo para garantizar la efectiva concordancia entre experiencia y competencias profesionales en las designaciones y promociones, fortaleciendo la carrera funcionaria del personal diplomático formado como tal.

Existen diversas alternativas para resolver estos problemas. Por ejemplo, establecer al menos una cuota de personal diplomático de carrera en altos cargos; incluir al Senado en las ratificaciones de embajadores emulando el sistema del Consejo del Banco Central, o derechamente involucrar de manera activa al sistema de Alta Dirección Pública dentro de los procesos de selección.

Chile necesita una Cancillería que cumpla su rol institucional de Estado. La situación actual, en que cargos de alto nivel se reparten como si fueran un botín, dista mucho de ese rol.

#Tags


Seguir leyendo