Los excesos del Servel

Servel espera las ultimas colectividades politicas para el refichaje.



Por Sergio Muñoz Riveros, analista político

El Servicio Electoral publicó en la prensa del domingo pasado un aviso con las restricciones que regirán para el plebiscito del 25 de octubre y al que puso este título: “Vota y elige el país que quieres”. Es insólito que el Servel interprete a su modo el acto electoral y que, para ir con los tiempos, escoja la desmesura. Se trata de un organismo público al que solo le corresponde organizar los procesos electorales en el marco legal vigente y asegurar que se desarrollen con plenas garantías de limpieza en todas sus etapas. Frente al plebiscito, bastaría con que informara sobre las normas que existirán respecto de una votación que estará condicionada por la situación sanitaria. No le corresponde emitir juicio alguno sobre el significado político que tiene o no tiene la votación. ¿De dónde salió eso de “elige el país que quieres”? ¿Quién dijo que tenemos que decidir tal cosa, y además en circunstancias tan anómalas como las actuales? ¿Se da cuenta el presidente del Servel de lo abusiva que es esa manera de presentar las cosas? Suena hasta intimidante, porque da a entender que el 25 de octubre quedará zanjado cómo será la bicentenaria República de Chile en adelante. Y sucede que el plebiscito solo está llamado a definir el procedimiento específico de un posible cambio constitucional.

El Servel solicitó hace poco tener la facultad de presentar proyectos de ley directamente al Congreso. Como sabemos, la facultad de presentar proyectos de ley corresponde exclusivamente al gobierno y al Congreso. ¡Ni siquiera la Corte Suprema ni el Banco Central pueden presentar sus propias iniciativas legales! Una propuesta tan descaminada no puede sino generar preocupación acerca de cómo entienden su función los consejeros del organismo.

Estamos avanzando hacia una votación muy extraña. El instructivo del Servel dice que para votar deberemos usar mascarilla, llevar lápiz de pasta azul propio para evitar contagios, usar alcohol gel antes y después de votar, mantener por lo menos un metro de distancia con los otros electores, evitar las aglomeraciones, etc. Además, informa que existirá un horario exclusivo para personas de 60 o más años de edad: de las 14.00 a las 17.00 horas. Es lógico preguntar si eso significa que los mayores de 60 no podrán votar en otro horario, o si los menores de esa edad no podrán hacerlo en esas tres horas.

El Servel resolvió que la votación se realice entre las 8.00 y las 20.00 horas. Esto obliga a ponerse en el caso de que, con un recuento que probablemente será lento, los resultados no alcancen a conocerse en la misma jornada. No hemos vivido tal experiencia en Chile, y puede ser problemática.

En momentos en que diversas instituciones tienden a ir más allá de su ámbito, lo más sano es que el Servel se limite a cumplir con su mandato constitucional. Enfrentará una dura prueba para su credibilidad. Es mejor que no lance proclamas.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.