Los que no transitan


SEÑOR DIRECTOR

Una nunca termina de aprender de los niños, niñas y adolescentes (NNA).

Arlén ingresó este martes al Liceo 1 Javiera Carrera y nos demostró que su lucha, no solo resultaba justa, resultaba coherente. Con el apoyo de su familia, tuvo la valentía de autoreconocerse, romper el clásico heteronormativismo que aún nos estructura como sociedad. Su voz fue oída, gracias a su perseverancia, su capacidad de pedir ayuda y no rendirse frente a las barreras históricas que a otros detiene.

Que gran lección nos enseñó: no dejar de luchar por tus sueños; no dejar de perseverar, aunque seas mujer.

Sin duda, Arlén transitó; se ha convertido en una gran mujer. Tanto transitó, que dejó en evidencia a quienes no transitaron con ella: sus exprofesores, las autoridades educacionales y comunales.

Los que quedaron en deuda fueron los que no pudieron transitar en ser mejor personas, empáticas con las necesidades del alumnado, aquellos que deben proteger a los NNA, incluso de sus propios padres..., y me angustia pensar qué pasará con ellos; si los adultos que deben velar por sus intereses y protección, familia, profesores, autoridades, no están apoyándolos, ¿quién lo hará?

Que Arlén sea un ejemplo para ellos, a que no dejen de buscar ayuda, porque somos muchos los que estamos aquí para acogerlos.

Luisa Hernández M.

Mamá de niña trans

Jueza de Familia

Fundación Renaciendo

Comenta