Los vimos



SEÑOR DIRECTOR

Esta semana fue noticia las personas bolivianas, peruanas y venezolanas varadas fuera de sus consulados. Me pregunto, por qué fue noticia. Porque aparecieron donde “se ven”. Hace ya semanas que hay personas migrantes varadas en Colchane, Iquique, Antofagasta y Arica. En ésta hay cerca de 1.500 peruanos hace semanas, pero no son noticia.

En los campos, trabajando en condiciones precarias, lejos del sector oriente de la capital, no los vemos. Podemos comer la fruta y verdura que cosechan, pero no sabemos cómo viven. Una persona que está durmiendo en la Parroquia Santa Cruz (donde ya llevan más de una semana 65 personas de Bolivia), nos contaba que trabajaban por $10.000 al día y que no les pagaban directamente, sino que el empleador pedía RUT prestados.

Fue noticia también el cité de Quilicura. Pero el trending topic ese día fue #haitianos. No era el lugar, como había sido antes: Las Condes, gimnasio, colegio, Compin. Era la nacionalidad. El conflicto cultural era “por ellos”. No hubo conflicto cultural cuando una persona contagiada fue al mall o viajó en helicóptero a su segunda vivienda. ¿Por qué el conflicto cultural aparece solo con los migrantes, siendo siempre ellos los responsables? ¿Ellos no nos entienden o nosotros no les entendemos a ellos?

Si en lugar de un “plan de retorno humanitario” se hubiera hecho uno de “inclusión comunitaria”, estaríamos acostumbrados más a acoger que a devolver. Es más fácil devolver, llevarlos lejos, donde no incomoden, ni los veamos. Es una vergüenza que en sus propios países no los reciban, pero igual de vergonzoso es que puedan dormir en la calle solo en ciertas comunas del país. Pasamos de “ordenar la casa” a “ordenar la comuna”.

En el Servicio Jesuita a Migrantes cuadriplicamos la atención en abril. Están perdiendo el trabajo, sus casas, el alimento. Seguiremos haciendo todo lo posible para verlos, aunque sus dolores nos incomoden.

José Tomás Vicuña

Servicio Jesuita a Migrantes

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Imperdibles