Macrozona Sur, ¿la misma estrategia?




SEÑOR DIRECTOR

No es malo recordar que este conflicto no se generó en este gobierno, y en forma simplificada la estrategia aplicada hasta ahora se puede resumir en lo siguiente:

Esfuerzos insuficientes para que todos sin ambigüedades rechacen la violencia, demandar que el Congreso apruebe un conjunto de leyes y solicitar que las instituciones -en especial aquellas relacionadas con la justicia- funcionen.

No menor, políticas de entrega de tierras que se han demostrado como un instrumento insuficiente.

Por otra parte, el despliegue policial con la cooperación de las FF.AA. tampoco ha logrado el objetivo, lo cual, entre otras razones, se explica por la falta de Inteligencia, la necesidad de modernizar los procedimientos operativos como también que todos percibimos que quienes están en terreno no se sienten respaldados para actuar.

¿Seguiremos haciendo lo mismo? Alguien lo dijo, “Locura es hacer lo mismo una y otra vez esperando obtener resultados diferentes”. La historia es generosa en ejemplos donde sus líderes cambiaron la estrategia.

Para la solución de los temas de fondo debiéramos buscar fórmulas fuera de la caja, y ante ello, ¿por qué no apostar al diálogo con todos los actores, que incluya a los que están en el camino de la violencia y a las víctimas? ¿No fue así en otros conflictos?

Para que ello sea fructífero se requiere de propuestas concretas, lo que requerirá de un consenso social y político, porque muchas de ellas trascenderán a un gobierno.

Seamos claros, este tema solo se soluciona si se considera como un tema país, sin ventajas subalternas para ningún sector político.

De seguir con la misma estrategia, me temo que es solo un tema de tiempo para que la situación empeore y, al menos, quisiera que le hubiéramos dado una oportunidad al diálogo, por complejo que ello sea, y si no resulta, deberemos diseñar una nueva estrategia.

Eduardo Aldunate Herman

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.