Menores en la pandemia

sename-3



SEÑOR DIRECTOR

Una de las medidas de prevención de contagio del Covid-19 fue la restricción absoluta de las visitas de familiares a los niños, niñas y adolescentes de las residencias colaboradoras y propias de la red del sistema de protección del Sename.

A cuatro meses de esta disposición, hemos sido testigos de los impactos negativos que ha tenido esta medida tan prolongada en la vinculación con la familia o figuras significativas, especialmente con la madre.

Algunas residencias envían videos de los niños a las familias y viceversa, con una frecuencia cuestionable, sin procurar la interacción necesaria para que estos no sientan abandono. En muchos casos, debido a la falta de recursos tecnológicos (celulares o computadores) por parte del adulto, simplemente no hay videos y se registra como desinterés.

Desconocemos, además, si hay residencias que ni siquiera procuran la existencia de estas grabaciones.

A los daños en el desarrollo socioemocional y físico de la institucionalización ya conocidos se agregarán los daños por las restricciones en la vinculación tan extensas en pandemia.

Los niños más vulnerables deben estar visibilizados en esta pandemia y es urgente buscar alternativas para dar una solución a esta situación tan delicada.

Virginia Latorre A.

Directora ejecutiva Fundación Emma: Centro de atención y estudios de la maternidad

Comenta

Imperdibles