Migrantes en el norte



SEÑOR DIRECTOR

Las escenas de Iquique, de migrantes atacados en una plaza, con sus pocas pertenencias quemadas por una turba, deberían como chilenos hacernos pensar en la doble responsabilidad que tenemos, para perseguir y hacer cumplir la ley a quienes fueron sus agresores y de velar por la seguridad de los migrantes, con respeto a la legalidad y los derechos humanos, sin matices. Lo mismo para proteger los derechos de niños, niñas y adolescentes, cuyos derechos no tienen fronteras.

Estas acciones irracionales e inhumanas son la resultante del drama político y social que viven numerosos países y en particular el que vive Venezuela, que ha impactado a muchos países de la región. Los venezolanos no huyen de ninguna calamidad natural, como son los miles de migraciones a nivel mundial, sino que lo hacen producto de las condiciones adversas en lo económico, social y político creadas por el régimen chavista de Nicolás Maduro, carente de toda legitimidad.

Marta Canto

Eduardo Schild

Juan Pablo Glasinovic

Ulises Bertoglio

Jorge Tuñón

Eduardo Aninat

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.