Monumento vandalizado



SEÑOR DIRECTOR

El 14 de noviembre de 2019 vándalos enajenados derribaron y destruyeron la estatua de Teodoro Schmidt Weichsel en la ciudad de Temuco. Han transcurrido 16 meses y la autoridad no ha hecho nada para que la estatua vuelva reparada a la plaza que lleva el nombre de este notable chileno-alemán.

Teodoro Schmidt llegó a Chile a los 24 años motivado por Vicente Pérez Rosales y entregó su vida a la patria que lo acogió. Schmidt fue un hombre pacífico que aportó sus conocimientos, fue clave en la fundación de varias ciudades y mensuró extensos territorios que más tarde fueron asignados a mapuches y colonos. Su estatua fue el reconocimiento de Chile a su desinteresado aporte profesional. Dentro de sus descendientes se cuenta una actual ministra de Estado, dos notables embajadores en ejercicio y un honorable diputado, además de numerosos chilenos que son ejemplo de servicio público.

El silencio cómplice del gobierno solo contribuye a que la historia de Chile se reescriba de manera torcida. Si el gobierno prometió que la estatua del general Baquedano en un año volverá a su lugar, parece justo que la de Teodoro Schmidt regrese pronto al lugar del que nunca debió salir.

Andrés Montero

Bisnieto de Teodoro Schmidt W.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.