Mural de Mon Laferte



SEÑOR DIRECTOR

Revuelo causa uno de los murales que pintara la cantante Mon Laferte en Valparaíso, uno de ellos fue el elegido por la autoridad política para ser blanco de las más duras críticas y lanzar contra ella el “peso de la ley”, que solo en casos de índole política tiende aplicar el Ministerio de las Culturas o su par, el Consejo de Monumentos de Chile. Este último, mediante una declaración de su oficina “técnica” de Valparaíso, criticó el contenido de la pintura, el cual no estaba autorizado y no calza con lo que el Consejo entiende por un mural referido al arte marino que autorizó. Nos cabe entonces la pregunta, ¿cuál es el límite de la fiscalización? ¿Incluye esta facultad la subjetividad de apreciación del trabajo?

Una vez más se demuestra lo político del organismo “técnico”, que en más de alguna ocasión accionó contra rescates patrimoniales incluso por no ser hecho por sus expertos y por esta razón imponer el peso de la ley.

En suma, la ley 17.288 no es más que un arma para accionar ante la subjetividad de los consejeros, cuando a estos no les gusta algo.

Ricardo Andrés Loyola

Abogado, presidente Sociedad de Historia y Geografía de Marga Marga

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.