Ni China, ni Estados Unidos: India

(Photo by Indranil MUKHERJEE / AFP)




Por Teodoro Ribera, Rector de la U. Autónoma de Chile, y ex ministro de Relaciones Exteriores

Las últimas cifras de comercio exterior, entregadas por el Servicio Nacional de Aduanas, confirmaron que China sigue siendo el principal destino de las exportaciones chilenas, concentrando casi el 40% de los embarques, seguida por Estados Unidos (16%) y Japón con 8,1%.

Si bien la estrategia comercial seguida por Chile ha sido exitosa en la línea de abrir nuevos mercados para nuestros productos, hoy nuestro portafolio exportador muestra una alta concentración, lo que genera una dependencia que es necesario analizar por las implicancias que genera tanto en lo económico como en lo geopolítico.

No se trata de dejar de exportar a nuestros dos principales socios comerciales, pero parece razonable plantearse una necesaria diversificación de los riesgos y generar acciones que nos permitan abrir nuevos mercados. Uno de los más atractivos es India, que hoy representa menos del 2% de los envíos chilenos. Con más de 1.300 millones de habitantes, la OCDE se ha mostrado optimista sobre sus perspectivas de crecimiento.

El potencial de India es incalculable. La mitad de sus habitantes tiene menos de 25 años y, con sus más de 400 millones de usuarios, supone también el segundo mercado más grande de internet después de China. Su vastísima población activa, cada vez mejor formada, acelera la productividad y da dinamismo a la economía. India cuenta con una clase media con un alto poder adquisitivo que, aunque ahora solo constituye el 19% de la población, se espera que llegue al 70% en los próximos 30 años. Asimismo, está inmersa en el crecimiento de su población urbana y el desarrollo de ciudades inteligentes.

El creciente peso de India en lo económico, militar, cultural y tecnológico a nivel regional y mundial es evidente y hace que muchos ya la tilden como la próxima “superpotencia”.

Chile ya ha dado pasos para intensificar las relaciones con esta nación. Existe un Acuerdo Comercial de Alcance Parcial vigente desde 2007, que el año pasado los cancilleres de ambos países acordaron profundizar y, además, se amplió recientemente la presencia diplomática con la apertura de un consulado honorario en la ciudad de Mumbai.

Pero una mayor cercanía no solo representa ganancias para Chile. Para India, nuestro país puede transformarse en una plataforma para robustecer su presencia en América Latina, región con la que mantiene un comercio que supera los US$ 40 mil millones. Cabe destacar que las economías de las dos regiones son altamente complementarias, lo que amplía las posibilidades futuras de que el intercambio aumente.

En este propicio escenario, solo cabe intensificar las gestiones para sellar una alianza estratégica que permita que, en los próximos años, India se integre al club de nuestros principales socios comerciales.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.