Nuevas normativas para inversión de AFP

Imagen Fachada Super Intendencia de Pensiones 006

Fachada Superintendencia de Pensiones Foto Reinaldo Ubilla



El sistema previsional chileno enfrenta riesgos mayores, como consecuencia de los intentos de utilizarlo para fines ajenos a los propios. Por una parte, hay presiones para introducir ajustes al sistema que satisfagan determinadas preferencias políticas por una institucionalidad previsional dependiente del Estado, y donde la relación entre cotizaciones individuales y nivel de pensiones sea menos directa y significativa que en el pilar de capitalización individual, que es la base del exitoso modelo chileno.

También, está pesando fuertemente en la discusión una baja frecuencia histórica de cotizaciones que determinó que muchos afiliados ya jubilados o por jubilarse, vayan a tener pensiones muy bajas. Abundan propuestas para desviar hacia el mejoramiento de estas pensiones los recursos que los afiliados activos aportan para sus propias pensiones de vejez, menoscabando el corazón del sistema.

En este contexto, de amenazas graves a un sistema que ha probado ser eficiente y sustentable, resulta auspiciosa la acogida de distintos segmentos de la dirigencia política nacional a las propuestas de cambios normativos para la gestión de los fondos de pensiones formuladas por el superintendente de Pensiones, con ocasión del reciente Chile Day en Londres.

Trasuntando un reconocimiento al carácter altamente técnico y abierto a la incorporación de nuevos criterios que debe tener la gestión de inversión con recursos previsionales, el superintendente expresó la intención del gobierno de sacar ciertas normas y definiciones del DL 3.500, para dejarlas en el ámbito del régimen de inversión, donde la responsabilidad normativa queda en el Consejo Técnico de Inversiones que debe someter sus propuestas al visado del Ministerio de Hacienda.

En lo sustantivo, adelantó múltiples iniciativas concretas para autorizar la inversión en nuevas clases de activos -entre ellas hedge funds y oro- y revisar límites o regulaciones que restringen o fuerzan a incurrir en costos excesivos para el desarrollo de ciertas categorías de inversión. El elemento común tras las propuestas es avanzar hacia una regulación que permita un mejor aprovechamiento de las posibilidades financieras que ofrece el mundo, en beneficio de lograr menor riesgo para cada nivel de retorno esperado en las carteras de inversión con fondos previsionales. La iniciativa de la Superintendencia debe ser especialmente valorada cuando las bajas tasas de interés en Chile y el mundo limitan la posibilidad de obtener rentabilidades atractivas en beneficio de los afiliados al sistema previsional; y cuando reguladores y regulados, en el sistema de capitalización individual chileno, han dado amplias muestras de su capacidad para invertir en forma responsable y con buenos resultados para los afiliados.

Solo cabe esperar que los resultados del actual proceso de reforma al sistema, junto a las iniciativas técnicas de la autoridad, preserven las capacidades de un sistema que no parece posible de sustituir sin riesgos graves para los pensionados y para el Fisco.

Comenta

Imperdibles