Opinión

Política Oceánica Nacional


SEÑOR DIRECTOR

El viernes 9 de marzo se promulgó la Política Oceánica Nacional. Excepto su publicación en páginas web de las instituciones participantes y en algunos medios digitales, esta noticia no tuvo cobertura. Quién sabe si su cercanía con el cambio de mando la opacó o bien puede haber sido la poca importancia que en Chile damos al mar. Chile no tenía una política de Estado para su océano y todo lo que ello implica. Fue producto de un trabajo en equipo de los ministerios de Relaciones Exteriores, Defensa, Economía y Medio Ambiente, más el apoyo de la Armada, que fue invitada a participar en la confección de este documento, y consultas realizadas a organizaciones interesadas. Gran mérito de Heraldo Muñoz, quien lideró el comité de ministros.
La importancia de una política oceánica radica en que explicita los intereses marítimos nacionales y permite desarrollarlos. Chile tiene la décima zona económica exclusiva más grande del planeta, una costa de 4.300 kilómetros, territorios insulares y una proyección natural hacia el Pacífico, océano en donde se ubican algunos de nuestros más importantes socios comerciales. Tenemos zonas marítimas protegidas equivalentes al 43% de nuestra zona económica exclusiva y estamos haciendo esfuerzos por proteger nuestro mar. El territorio marítimo en el que tenemos derechos soberanos y jurisdiccionales es 4,5 veces el tamaño del espacio terrestre, llegando a 35 veces si consideramos los espacios marítimos donde tenemos responsabilidades de búsqueda y salvamento marítimo. Quizá es hora de mirar al Pacífico.
La implementación de la Política Oceánica se realizará vía programa oceánico y se implementará mediante acciones sectoriales. La buena práctica indica que es necesario tener un organismo responsable de asegurar la coordinación de esfuerzos de los ministerios y agencias relacionados. La Comisión Colombia del Océano es un buen ejemplo a seguir.

Richard Kouyoumdjian Inglis

Seguir leyendo