Poniendo presión a la reforma previsional

pensiones



SEÑOR DIRECTOR

El Presidente de la República ha anunciado una propuesta que, entre varias materias, amplía de manera significativa el pilar solidario, aumenta pensiones y crea incentivos al ahorro en las cuentas individuales y en aquellas gestionadas por la nueva entidad denominada “Programa de Ahorro Colectivo Solidario”.

Como es sabido, en políticas públicas es crucial tener la habilidad suficiente para que buenas iniciativas puedan plasmarse en realidad. Se dice en ocasiones que sobran ideas y falta capacidad política. Ha sido justamente la ausencia de esto lo que ha retardado inexplicablemente una reforma previsional que, por su particular de urgencia e impacto social, debió ser acordada hace varios años.

El anuncio del Presidente, en su arriesgado estilo de apostar sin tener certeza de que la “piscina tiene suficiente agua”, se da en medio de un contexto que hacía presagiar que dicha reforma pasaría una vez más al gobierno siguiente. Sin embargo, el ofrecimiento de extender el pilar solidario al 80% de la población de menores ingresos, lo que incluye a la clase media, y el incremento inmediato de las pensiones de hombres y mujeres, jubilados, de más de 65 años, en 2 UF y 2.7 UF respectivamente, es un acicate que podría hacer costoso a la oposición restarse a esta iniciativa.

Por otro lado, la buena evaluación del proceso de retiro del 10%, que permitió a las personas vivir la experiencia práctica de que los dineros existían y les pertenecían, ha mejorado sustancialmente la percepción pública de las AFP y el sistema previsional vigente. De hecho, las encuestas reflejan preferentemente que la cotización adicional vaya a las cuentas individuales. Entonces, las circunstancias han cambiado y eso, sin duda, va a pesar en el debate público.

Probablemente aún le falte “agua a la piscina” y, sin duda, hay espacio para negociar y lograr un acuerdo transversal. Pero es complejo resistirse a colaborar y cerrar la llave, ya que, en definitiva, también es obstruir anheladas expectativas por mejores pensiones para una parte especialmente necesitada de la población, que ya ha esperado demasiado.

Álvaro Clarke De la Cerda

Ex subsecretario de Hacienda y ex superintendente de Valores y Seguros

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.