Prevención comunitaria

A paramedic of the Magen David Adom (Israel's national emergency service) seals a COVID-19 coronavirus disease screening test kit during a response training exercise in the central Israeli city of Kiryat Ono on February 26, 2020. (Photo by JACK GUEZ / AFP)


SEÑOR DIRECTOR

A más de 100 días de la epidemia por Covid-19 a nivel mundial, aún se encuentra en desarrollo la vacuna que evite su propagación.

No obstante, Corea del Sur, a través de la pesquisa precoz y masiva en la comunidad, ha logrado bajar sus indicadores de letalidad a los niveles más bajos entre los países afectados. Actualmente, con más de 200 mil casos y 8 mil muertes a nivel mundial y, a pocas semanas de su llegada a Chile, surgen las interrogantes si estamos preparados para afrontar esta contingencia, si lo estaremos de mejor forma para futuras epidemias o para la reemergencia de otras enfermedades.

Pero, ¿qué estamos haciendo al respecto? ¿Estaremos formando capital humano con enfoque social y preventivo? ¿Necesitaremos potenciar aún más la prevención en salud pública en nuestras carreras de la salud? ¿Necesitaremos incluir estas temáticas en otras carreras que no son de la salud? Actualmente, la dedicación a la formación en prevención comunitaria y salud pública en salud no supera el 25% del total de dedicación de la carrera, estando éstas enfocadas al tratamiento, rehabilitación y prevención individual. Sin embargo, el Covid-19 nos ha mostrado que la salud no es medicalizada, no es privada y que no solo compete a algunos grupos o sectores; es de la comunidad, es pública y necesita de intervenciones preventivas sociales interdisciplinarias.

Cinthya Urquidi

Directora Magíster en Epidemiología Universidad de los Andes

Comenta