Proceso constitucional



SEÑOR DIRECTOR:

Hoy, más del 65% de los chilenos respalda la idea de contar con una nueva Constitución, pero en cuanto a la aprobación del proceso o la intención de voto, los números persisten en mostrar una clara ventaja para la opción “En contra”. Esto nos obliga a reflexionar sobre el curso del proceso constitucional en sus últimos metros.

Utilizando una metáfora futbolística, enfrentamos un desafío similar al de un equipo que va perdiendo tres a cero y necesita no solo dar vuelta el partido, sino ganarlo de manera contundente. Es esencial que, en las próximas semanas, movamos el proceso desde la cocina política a la conversación con la sociedad civil, involucrando diversos grupos para crear una Constitución que atraiga y garantice legitimidad.

No obstante, el acuerdo infructuoso en la Comisión Experta es una nueva señal de la necesidad de detener la transacción del todo o nada, de alejarse de las posturas inflexibles que buscan que el texto sea exactamente igual “a lo que siempre soñé”, parafraseando en otro contexto a la expresidenta Bachelet. Por el contrario, debemos enfocarnos en construir una Constitución con una visión global, que enamore a Chile y garantice su legitimidad.

Si no lo hacemos, a pesar de que aún es posible un cambio en la tendencia y que la opción “A favor” resulte triunfadora, existe el riesgo de que la cuestión constitucional siga abierta y que la nueva Carta Magna sea discutida tan pronto se publique por parte del sector perdedor.

José Labbé Martínez

Studio Público

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbete aquí.