Su opinión importa | Envíe sus cartas y comentarios sobre actualidad a correo@latercera.cl Ver condiciones, y sus objeciones al contenido o cobertura del diario a lector@latercera.com

Opinión

Protección de la niñez


SEÑOR DIRECTOR
En la columna de Camila de la Maza publicada el 20 de septiembre, respecto del proyecto de ley que crea el Servicio de Protección a la Niñez (que ya comenzó su tramitación), se valora la consideración de las familias como sujetos de la intervención del Servicio, pero se expone su preocupación respecto al rol subsidiario del Estado en apoyo a las familias, como cogarante de los derechos de los niños y niñas. También se estima urgente la reanudación de la tramitación del proyecto de ley de garantías de la niñez.
En este sentido, queremos señalar que el enfoque familiar planteado en el proyecto, en ningún caso pretende eludir la responsabilidad del Estado como garante de los derechos de los niños y niñas, sino que incluye a las familias como un componente esencial de la garantía de sus derechos. La teoría y la experiencia nos han demostrado que no hay política que el Estado pueda desarrollar, ni programa que pueda implementar que logre suplir la carencia de una familia en un niño o niña y los efectos negativos que esta falta tiene en su desarrollo integral.
Este enfoque se encuentra presente en todas las políticas y programas incluidos en el programa de gobierno del Presidente Piñera y del Acuerdo Nacional por la Infancia. Así, la creación del Ministerio de la Familia y Desarrollo Social, la inclusión de la familia en el objeto del Servicio de Protección a la Niñez, y el enfoque familiar que se incorpora en las indicaciones que se presentarán dentro de las próximas semanas a la Ley de Garantías, van en ese sentido.
La inclusión de las familias es una iniciativa inédita que responde a una mirada integral de las políticas públicas de niñez, ya que creemos que poner a los niños primero implica también incluir a sus familias, como soporte fundamental su bienestar y protección. Esto, en ningún caso significa que el Estado quiera eludir su responsabilidad en la protección de los derechos de los niños, sino todo lo contrario: se hace firmemente responsable de los niños y va más allá, incluyendo a sus familias.

Carol Bown
Subsecretaria de la Niñez

Seguir leyendo