Protesta social



SEÑOR DIRECTOR

Aunque ligados, bien puede hacerse una distinción entre el “estallido social” y la “protesta social” que vivimos desde el 18 de octubre del año pasado, y yo me quedo ciertamente con la segunda.

La expresión más evidente del “estallido social” fue la destrucción de más de un centenar de las estaciones del Metro capitalino; expresión máxima de la “protesta social” fue por su parte la marcha y concentración pacífica, pocas semanas después, en Santiago, de más de un millón de personas, así como las marchas que hubo también en regiones. La de Viña del Mar y Valparaíso, por ejemplo, fue también multitudinaria. Marchas y concentraciones muy masivas, persistentes y territorialmente muy extendidas, y que tuvieron éxito: el 25 deberemos votar si aceptamos o no un cambio de la Constitución que nos rige. Ese día marchar será ir a votar.

Agustín Squella

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Imperdibles