Opinión

Responsabilidad común por lo público


SEÑOR DIRECTOR
Tuve el privilegio de participar en tres encuentros organizados al alero de la exposición “Los Muros de Chile” que, con una maestría y sensibilidad infinitas, ha puesto en evidencia la brutalidad que no hemos querido ver: marginalidad urbana, niños infractores de ley e inserción laboral de personas que estuvieron privadas de libertad.
Me inclino a creer que hemos querido apurarlo todo y de pasada guardamos por ahí nuestra conciencia colectiva, esa de los primeros habitantes que, sin más y casi por instinto inmaculado, se reunían en torno al fuego a compartir las experiencias y mirándose a los ojos definían los próximos pasos. Este solo gesto de encuentro ha dejado de ser parte de nuestras vidas.
Este desencuentro es, quizá, la piedra angular de los grandes dolores que copan las agendas de nuestro país. Si analizamos bajo un afilado microscopio, encontraremos que el tejido social está roto. Algunos dirán que es parte del paisaje y hay que aprender a vivir con eso. Otros nos rebelamos y atrevemos a enarbolar la bandera del “no más, aún hay patria compañeros”.
Para retejer basta el complejo arte de confiar, reconocer al otro en su total dimensión. Todos estamos invitados a ejercer como agentes de cambio, sin importar el tamaño del aporte. Pongamos nuestra mejor energía en lo público, ese espacio que no es ni responsabilidad exclusiva del sector privado ni mucho menos del Estado. Soñemos un país que sea nuestro y para nosotros.

Francisco Gazmuri
Director Ejecutivo de Asociación de Emprendedores de Chile

Seguir leyendo