¿Responsables o populistas?

Hemiciclo Cámara de Diputados. FOTO: SANTIAGO MORALES /AGENCIAUNO.

Hemiciclo Cámara de



SEÑOR DIRECTOR

La iniciativa exclusiva del Ejecutivo en ciertas materias, contrario a la creencia popular, no fue una innovación de la actual Constitución. Por el contrario, se trata de un aspecto justificado y propio de nuestra tradición constitucional, que se remonta a la Constitución de 1925 y a las reformas aprobadas durante el gobierno del Presidente Juan Antonio Ríos que limitaron, dado sus nocivos efectos, la iniciativa parlamentaria en gastos públicos.

La disciplina fiscal, esencial para el crecimiento económico de largo plazo y la eficacia de las políticas públicas, requiere de la existencia y estricta observancia de normas que aseguren un buen manejo del presupuesto público. Por dicha razón, es alarmante la cada vez más frecuente práctica de aprobar indicaciones parlamentarias cuyo contenido es evidentemente inadmisible. Más preocupante es que ciertos parlamentarios, dado el contexto de incertidumbre e inestabilidad, se aprovechen del pánico para desafiar a otras instituciones -que desempeñan un rol crucial en cualquier democracia- a no cumplir con su mandato.

La responsabilidad, que hoy es casi una virtud heroica, no es patrimonio exclusivo de una generación determinada o de un sector político. En tiempos turbulentos, quienes tienen el privilegio de ejercer algún cargo público deben optar por la prudencia y el respeto a la institucionalidad.

John Henríquez

Libertad y Desarrollo

Comenta

Imperdibles