¿Saldremos de la crisis? Sí, pero más flexibles, más eficientes y más colaborativos



La pandemia del Covid 19 ha generado cambios estructurales en la operación y funcionamiento de todas las organizaciones, independiente de su tamaño y actividad.

El trabajo remoto y las restricciones sanitarias han generado cambios profundos en sus procesos internos y en la relación con el mercado, lo que intentamos medir a través de esta encuesta realizada durante la primera quincena de mayo y cuyas respuestas comprenden un universo de 169 directores, CEO’s y gerentes de primera línea de sociedades anónimas abiertas, fondos de inversión extranjeros y multinacionales, además de grupos económicos cerrados.

Un 65% de los encuestados cree que la crisis ha fomentado el surgimiento de nuevos liderazgos al interior de las empresas, especialmente frente a la necesidad de planificar la recuperación y reinventarse para la próxima normalidad.

Adicionalmente, estos líderes se caracterizarían por contar con habilidades directamente relacionadas con el manejo de crisis (pregunta admitía 2 menciones): un 63% de los encuestados mencionaron la adaptabilidad, un 32% la capacidad de comunicar de manera efectiva y un 30% la capacidad de toma de decisiones.

¿Y qué pasa con la cultura organizacional?

Respecto de cuáles son las variables culturales clave superar esta crisis (pregunta permitía 3 menciones de un total de 9), llama la atención que la mayoría de las menciones indicaron la flexibilidad (65%), seguida por una ágil capacidad de evaluación y toma de decisiones (51%) y de colaboración (49%).

¿Recuperación? No aún

La encuesta refleja un cierto pesimismo respecto de los plazos en los cuales las empresas podrán volver a operar en condiciones similares a las anteriores de la pandemia. El 40% de los encuestados considera que su empresa podrá volver a operar en condiciones similares a las del inicio de la pandemia entre 6 a 12 meses, seguido por un 25% que es aún más pesimista y cree que recién lo podrá hacer en un plazo superior a un año.

En relación a los cambios ambientales que tendrán mayor efecto en las empresas (2 opciones de 5), un 48% mencionó cambios en las metodologías y estructuras de trabajo (plataformas de trabajo remoto, etc.) seguido por cambios en los hábitos de consumo, como priorización en bienes de primera necesidad y menor consumo de bienes alternativos (40%).

Más eficiencia es la clave

Respecto de la complejidad del escenario actual y la necesidad de navegar la crisis, es posible aventurar que las empresas que lo logren saldrán más ágiles y con menos “grasa”: entre las medidas adoptadas o en vías de adopción en un mediano plazo (hasta 4 preferencias sobre un total de 7) destacan aquellas orientadas a hacer más eficientes los procesos operacionales (77%) y realizar ajustes en la dotación de la empresa (58%), mientras que un 33% buscará financiamiento a través de deuda, aumento de capital u otro.

Esta crisis pasará y Chile ya es visto como el país de la región que tendrá una recuperación más sostenida y sólida.

Lo importante son las lecciones, y esto nos ha dejado muchas. Que conceptos como “colaboración” y “comunicación efectiva” sean ahora una prioridad dentro de la estrategia futura de las empresas nos habla de una realidad más conectada y, lo más importante, nos habla de pensar el futuro desde una mirada distinta. Entenderlo, aprehenderlo e incorporarlo es urgente.

La autora es presidente de Humanitas/ Cornerstone

Comenta

Imperdibles