Salud Mental: la nueva bandera de la Confech

Marcha Confech

Foto: Aton



La historia reciente del Movimiento Estudiantil la podemos resumir en tres actos: En primer lugar; "El silencio", ya que durante el mandato de la Nueva Mayoría estuvieron prácticamente en mute, pues, desde el momento que la ex presidenta Michelle Bachelet, incluye en su programa de gobierno la demanda de No al lucro y La Gratuidad, dejan sin relato propio a la Confech.

En segundo lugar; "La reinvención". El 2018 vimos un nuevo despertar de la organización de la mano del feminismo, que supieron instalar a nivel nacional, generando una ebullición asimilable a la del 2011.

Y, en tercer lugar; "La Apuesta". El movimiento estudiantil está tratando de construir un nuevo discurso, pues, saben que La Gratuidad y El Feminismo tuvieron su momento y, en ese sentido, pareciese que la Salud Mental pudiese ser la nueva demanda[1].

De esta forma, en las universidades ya han empezado las manifestaciones por Salud Mental. Partiendo en la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Chile, en donde los estudiantes señalaban que su carga académica les ocasiona falta de sueño y diversos problemas, o en la Facultad de Economía y Negocios, tras una campaña denominada #DespiertaFEN, donde señalaban, entre otras cosas, que; "No es normal no poder botar ramos cuando lo necesitas" o "No es normal tener clases los sábados".

Así, la Confech ha instado a que todas las universidades propicien el debate; llamando a analizar las cargas académicas, las evaluaciones, los periodos de pruebas e, incluso, las vacaciones.

En ese sentido, resulta interesante la dialéctica con la que el Movimiento Estudiantil aborda el tema, pues, sin presentar investigaciones o sustento científico, vinculan a los problemas de Salud Mental con el modelo "neoliberal", acusando que nuestro sistema educativo, replica las lógicas de mercado, que terminan generando endeudamiento.

Por otro lado, al ser una demanda tan difusa, tan líquida, al final puede vincularse con todo; endeudamiento, carga académica, horario laboral, etc. Pues, tengamos presente que Camila Vallejos ya ha hablado de Salud Mental, a raíz de su proyecto de reducción de las horas laborales.

Finalmente, en la crítica de fondo, que apunta al modelo "neoliberal", subyace la idea de una nueva constitución. Pues, recordemos que nuestro orden público económico tiene su resguardo en la Carta Magna de 1980. Y, en definitiva, si cuestionamos al modelo lo que hacemos es cuestionar nuestra constitución. ¿Y, hoy por hoy, qué representa nuestra constitución? La gran bandera de lucha que une a toda la izquierda; desde Frente Amplio hasta la Nueva Mayoría.

[1] No obstante, las problemáticas en materia de Salud Mental son reales, basta traer a la luz los índices de suicidio adolescente o en adultos mayores, o conocer que las licencias médicas por enfermedad mental ocupan, desde el año 2008, el primer lugar entre las causas, nos da señales de una situación ineludible y que debe abordarse responsablemente como Estado.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.