Simce para 2° básico

FOTO: FELIPE CONSTANZO / AGENCIAUNO



SEÑOR DIRECTOR

La pandemia ha puesto brutalmente en evidencia que los contextos en nuestro país son muy diversos y desiguales. Las condiciones que impone una “docencia telemática” requieren adaptación y sobre todo capacidades para articular los diferentes recursos emocionales y pedagógicos.

En este escenario incierto y complejo, el Mineduc insiste paradójicamente en activar y aumentar las evaluaciones Simce para medir el impacto de la pandemia en los aprendizajes, cuando sabemos que existen otras alternativas validadas y necesarias para monitorear y mejorar las áreas de aprendizaje.

Para mayor sorpresa, el nuevo plan repone el Simce en 2º básico, desestimando por un lado las evaluaciones muestrales y progresivas, y por otro, echando por la borda todas las consecuencias que se analizaron para suspender esta prueba a niños de 7 años. Dentro de los riesgos reconocidos y sensibles para los primeros años educativos está el incremento de las prácticas escolarizantes con recargas excesivas de tareas en los cursos del kínder y prekínder para lograr que los niños salgan leyendo y escribiendo, con el argumento de mejorar el rendimiento en los puntajes en el Simce.

Definitivamente este gobierno no reprime su nostalgia por el pasado, lo que es particularmente incomprensible e inadecuado en los actuales contextos, donde los más pequeños, sus familias y los docentes serán de los más afectados por esta nueva presión.

María Isabel Díaz

Educadora, Ex subsecretaria Educación Parvularia

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.