Sin condiciones



SEÑOR DIRECTOR

La seguridad, así como la salud y el empleo, son temas de primera importancia para la ciudadanía, y más allá de los matices parciales, ideológicos o técnicos que pueda haber en una u otra vereda política, lo cierto es que requieren un tratamiento conjunto para pasar de los proyectos a la materialización.

En tal sentido, resulta clave que exista diálogo permanente, debate constructivo y coordinación a la hora de fijar las prioridades entre el poder Ejecutivo y el Legislativo en un ámbito como la seguridad y el combate al crimen, más aún cuando en muchas ciudades del país vemos que algunos tipos de delitos aumentan y la violencia recrudece, con patrones más organizados.

María Pilar Riesco V.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.