Termina Trump



SEÑOR DIRECTOR

Concluye su administración en plena polémica, y un resultado incierto en su segundo e inédito “impeachment”. Podría rechazarlo el Senado antes de traspasar el mando, o después, con otras mayorías, inhabilitar su reelección el 2024. Su mandato no ha sido habitual. Sacudió la predecible alternancia entre políticos Republicanos y Demócratas, creando anticuerpos y enemigos poderosos que no le perdonaron nada, ni sus aciertos. Personalizó su administración y advirtió al mundo que “América estaba primero”, practicándolo. Con arrogancia y sin mesura, desafió a todos, imponiendo el poderío norteamericano, sin dejar alternativas. Cualquier apoyo quedó supeditado a su voluntad, o era su adversario.

No aceptó su derrota e intentó deslegitimar a su vencedor, sin ganar ninguna instancia institucional. Procuró una relación directa con su electorado dispuesto a forzar su triunfo, basado en casi 75 millones de votos. Sin embargo, sobrepasó los límites y hoy vuelve a ser juzgado. Acaparó titulares de prensa en todo el mundo, por sus excentricidades o por sus logros, que podrían quedar relegados. Desarrolló su diplomacia agresiva a golpes de tuits, según su ánimo ocasional. Una nueva modalidad que desplazó a la diplomacia tradicional, relegada a paliar los exabruptos. Cosechó grandes odios que ahora lo acechan.

Muy pronto para hacer un balance objetivo, y el desafío ahora es de Biden. Trump no logró contener a potencias como China y Rusia, ni a Irán, Turquía, Corea del Norte, Cuba, Venezuela, y varios más que aumentan su poderío exterior e interno, y no piensan abandonarlo. Son temas candentes para Joe Biden, y otra cosa es resolverlos sentado en la Casa Blanca. Dependerá de sus resultados. Trump, seguramente continuará confrontándolo.

Samuel Fernández Illanes

Académico Facultad de Derecho, UCEN

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.