Terminemos con el estado de excepción



SEÑOR DIRECTOR

Cumpliendo cuarentena después de retornar de un viaje, he recibido cuatro fiscalizaciones. En todas las ocasiones me pidieron mi cédula de identidad y le tomaron fotografía. Solo la última vez uno de los dos fiscalizadores me indicó que debía tapar el número de serie de ésta, porque es información que podría mal utilizarse.

A todas las arbitrariedades y burocracias que algunos viajeros han denunciado, debemos ahora sumar la vulnerabilidad en que quedamos quienes debemos entregar nuestros datos privados a otros ciudadanos desconocidos que los almacenan en sus teléfonos, sin poder oponernos ni exigir garantía alguna.

Resulta imperativo poner fin al estado de excepción.

Claudio Arqueros

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.