Trabajos esenciales



SEÑOR DIRECTOR

Desde el primer día en que entró en vigencia el Estado de Catástrofe, la principal medida aplicada de restricción a la movilidad de las personas, afectó duramente a la fuerza laboral, quienes han costeado la crisis con sus propios fondos. No se cuestiona la necesidad de restringir la movilidad de la población. Pero las medidas siguen a cargo del trabajador. ¿No sabrá la autoridad que el porte del contrato no es exigible al trabajador por ser consensual y la escrituración es obligación del empleador? Tampoco lo tienen los trabajadores informales, los honorarios y migrantes.

El 15 de marzo, el Instructivo de Desplazamiento fijó las labores esenciales, lista que sorprendió por su amplitud, en especial las autorizadas bajo el Permiso Único Colectivo, que incluyó, entre otros, servicios en la construcción y de postventas, o alumnos de doctorados. Para mañana lunes las volvieron a modificar, excluyéndose quienes laboran en teletrabajo, administrativos y similares, y equipos de servicios mínimos en caso de huelga.

Aún es amplia la lista -ni una calificación de servicios mínimos fijaría tantas. Pero funciones más o funciones menos, si la fiscalización es débil, no es más que una falsa restricción. Es esencial para evitar abusos que la autoridad laboral esté a la altura y cumpla su deber de protección.

Patricia Silva Meléndez

Ex directora del Trabajo

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.