Tratados internacionales

constitucion

Foto: AgenciaUno



SEÑOR DIRECTOR

Chile ha progresado enormemente en los últimos 30 años, no solo desde el punto de vista económico. Igualmente, como país logramos terminar pacíficamente con una dictadura militar de 17 años y transitar, no exentos de dificultades, a una democracia, que hoy estamos llamados a ampliar y mejorar.

En medio de dificultades por estructurar las demandas sociales en forma orgánica, se logró consensuar que Chile requiere decidir si desea una nueva Constitución, idea que, en caso de ser aprobada en el plebiscito de abril, permitirá el nacimiento de su Carta Magna en democracia y de manera institucional por primera vez en su historia republicana.

Desde luego, nuestra Constitución actual no regula ni la forma en que se da valor de ley a un tratado ni al rango o peso legal que tiene dentro de las diversas jerarquías. Tales tratados tienen vigor porque fueron suscritos y ratificados por Chile, y seguirán manteniéndolo bajo la nueva Constitución.

En este marco, se requiere reconocer desde ya la estabilidad que han dado los tratados internacionales suscritos y ratificados por Chile, que van desde materias tan disímiles como derechos humanos hasta libre comercio, protección de inversiones y otros, con miras a un país y una economía más justa y democrática.

Pese a las dificultades, somos optimistas sobre el futuro del comercio y las inversiones en nuestro país. Sin duda estamos sufriendo las consecuencias de una crisis, pero confiamos y esperamos que el mundo valore la resiliencia de Chile, la estabilidad política, social y económica que se afianza gracias a nuestra capacidad de dialogar temas difíciles que hoy podemos discutir, mejorando con ello la golpeada imagen país.

Rodolfo Vilches V., Rafael Durán,

Gerard Oliger, Pablo Morales

Comenta

Imperdibles