Una fecha dolorosa

FOTO:AGENCIA UNO.



SEÑOR DIRECTOR

Se cumplen dos años desde el estallido de violencia que marcó el inicio de una etapa muy compleja y dolorosa para el país, donde miles de chilenos han resultado gravemente afectados por la insurrección callejera que les destruyó sus sueños y proyectos de vida, y que hirió de forma grave la convivencia y el alma nacional.

Por la gravedad de lo ocurrido desde esa fecha hacia adelante, no se trata de un acontecimiento que merezca ser conmemorado, como algunos grupos pretenden; muy por el contrario, esta es una fecha que debemos recordar para tomar mayor conciencia de la importancia que tiene fortalecer el sistema democrático como mecanismo para resolver nuestras diferencias en paz y con diálogo.

Si bien han pasado dos años de ese triste episodio, aún hay quienes siguen empecinados en validar la violencia como una forma de obtener respuestas del Estado, o con la intención de destruir la institucionalidad que le ha permitido a Chile tener importantes avances en materia social durante las últimas décadas.

Lo más grave de todo esto, es que esa violencia se está comenzando a volver crónica, como se puede observar cada viernes en Plaza Baquedano y sus alrededores, y en las expresiones de terrorismo que tienen en vilo a los habitantes de la denominada Macrozona Sur de Chile. Peor aún, hay sectores políticos de la izquierda radical que con su silencio u omisión continúan avalando estos hechos, pero discursivamente mienten de forma descarada al afirmar que están por la vía democrática.

Estamos en plena campaña presidencial, y sería bueno que a dos años del estallido levantamiento terrorista, los candidatos de izquierda se pronuncien de manera clara si están o no en contra de la violencia, y cuál es su nivel de compromiso con la democracia y con la mayoría de chilenos que queremos resolver los problemas urgentes del país de forma pacífica y civilizada.

Enrique García

Presidente Fundación Espacio 22

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.