Una irresponsabilidad mayor



SEÑOR DIRECTOR

Esta ola interminable de retiros amenaza no solo con dilapidar los fondos de pensiones y debilitar severamente el sistema previsional, sino también con comprometer la solvencia de las Compañías de Seguro de Vida (CSV). Se trata de una industria que gestiona eficiente y competitivamente un conjunto de riesgos de interés social y, en esa función, también administra activos de largo plazo que han otorgado estabilidad económica y contribuido a financiar proyectos de personas y empresas a costos sin parangón en América Latina.

El informe presentado por la CMF al Consejo de Estabilidad Financiera no puede ser más taxativo: “la posible afectación de la solvencia de dichas compañías y los potenciales riesgos para el pago de pensiones a 700 mil jubilados con rentas vitalicias, además del riesgo para los pagos a 2,5 millones de personas con seguros de vida, a 7 millones de personas con seguros complementarios de salud y a toda la fuerza laboral que cotiza para su seguridad social y cuenta con un Seguro de Invalidez y Sobrevivencia”. ¿Cómo es posible que la Cámara de Diputados haya aprobado esta iniciativa que afecta a tantas personas y cuyo daño es devastador? Lo que es más grave: a sabiendas de lo que podía ocurrir.

Además de dejar en vilo a millones de asegurados, la insolvencia de estas compañías activará las garantías estatales que solo cubrirán parcialmente las rentas vitalicias, lo que empeorará la situación de los actuales jubilados y demandará una cantidad altísima de recursos públicos. Adicionalmente, como dicha insolvencia es generada por causa del Estado, Chile será demandado en tribunales internacionales y, con toda seguridad, deberá compensar el grave daño infligido. Obviamente, la reputación de nuestro país sufrirá también un daño enorme.

¿Cómo es posible tanto absurdo?

Todavía es tiempo de impedir esta debacle, percibir una esperanza de sentido común desde el Senado y poder ilusionarnos nuevamentecon un país que vuelve a su etapa de racionalidad, condición indispensable para aspirar al desarrollo.

Álvaro Clarke De la Cerda

Ex superintendente de Valores y Seguros

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.