Cuarentena en imágenes: "Solo pido que ninguno de los míos se enferme y que esto se termine"

Maria Paz Alvarado Oyarzun

Invitamos a distintas fotógrafas a retratar su nueva realidad cotidiana durante la cuarentena. Esta es la mirada de María Paz Alvarado.




"Me despiertan las manitos de la Mila haciéndome cariño en el pelo, le digo buenos días y me pide desayunar en la cama. No quiero negarle las cosas que la hacen feliz. Pasa un rato y le hago cariño en el pelo a Pablo. Miro de reojo el reloj y es la misma hora de siempre. Me siento cansada.

Perdí la cuenta, no sé cuántos días llevamos encerrados, pero sé que nos faltan hartos más y trato de no pensar en eso.

Los escucho reírse en el living mientras lavo la loza y me gustaría tener las ganas de sumarme, pero la verdad es que no quiero. Lo único que tengo ganas de hacer es encerrarme en la pieza y taparme con la frazada hasta las orejas o ver cosas en Netflix o por fin mirar todos esos videos que guardé en Instagram.

Aislarme y olvidarme de todo. Pero me acerco a ellos, me sumo, me olvido. Y me río.

Los primeros días fueron los más feos. Nos ahogamos en noticias y grupos de WhatsApp que no daban tregua. Quería entender qué estaba pasando, cómo teníamos que cuidarnos. Había incertidumbre.

Un día encontré a Pablo angustiado en la cocina. Me dice que leyó una noticia y que quizás iban a despedirlo de la universidad en la que trabaja como profesor, su ingreso principal. Lo calmé, nos abrazamos y prometimos enfocarnos en salir bien de esta. Cuando le digo esto veo a mi hija haciéndonos muecas. Ella nos da toda la vitamina que necesitamos, nos muestra que podemos divertirnos sin absolutamente nada material, nos hace mantenernos agradecidos.

Porque nos tenemos los 3, porque estamos sanos, porque tenemos comida, un techo y un patio para jugar.

Y la verdad es que no, no pienso en lo que extraño de mi vida normal, solo pido que ninguno de los míos se enferme y que esto se termine. Porque esto va a terminar y al final más que volver a hacer cosas afuera, nos va a importar si las personas que amamos siguen aquí".

María Paz Alvarado (32) vive con su pareja Pablo Boraquevich (41) y su hija Mila (3).

Comenta