Guaguas: ¡a comer!

coladosH

Producción: Dominga Sivori / Foto: Alejandra González

Prácticos para salir del paso, tres marcas chilenas se la juegan por colados naturales. Hechos tal como se harían en casa.




Rissotto y tomaticán

Chía, kale y leche de coco son algunos de los ingredientes que usan Carolina Lozan (nutricionista) y Josefina Pérez (veterinaria) para los colados de Agu Gourmet que debutaron hace cuatro meses.  "Le hacemos la comida a tu guagua, solo con ingredientes naturales, lo congelamos y te lo llevamos", explican.  Todo lo preparan en la casa de Josefina en Las Condes y tienen 10 sabores divididos en tres etapas: 6, 8 y 12 meses. Para los niños de más de un año imperdibles el picado de risotto de pollo, champiñón y puerro y el picado de tomaticán y quínoa, y para los más chicos el colado de porotos granados. $2.200 cada uno, se deben mantener congelados. Sobre $30 mil despachos gratis. No hay pedido mínimo.

Con cochayuyo

Carne natural (posta) que encarga al sur sin antibióticos ni hormonas, pollo orgánico sin marinar, verduras –en su mayoría- orgánicas y superalimentos como quínoa y amaranto dan vida a Ecolados, el emprendimiento de la nutricionista Gabriela Vargas y su marido, Andrés Rojas. Pollo, quínoa y zapallo; carne, amaranto y verduras, y carne con verduras y cochayuyo son algunas de las variedades. "El de cochayuyo va con el visto bueno de mi hija de tres años, hicimos varias recetas hasta que le gustó. No sirve nada si no se lo comen", dicen. Tienen una línea a pedido para niños con alergia alimentaria múltiple y aceptan requerimientos especiales (mínimo siete unidades). Sellados al vacío, duran tres meses en la despensa y 1 día desde que se abren en el refrigerador. $2.100 cada uno y pack de siete por $13.300, despacho gratis en sector oriente y envíos por Starken.

100% veganos

Katherine Álvarez, ingeniería en alimentos, debutó hace menos de un año con Veggie Baby, su emprendimiento de colados y compotas para niños. Elaborados con materias primas que compra a un productor de Melipilla libre de agroquímicos, todos son veganos y hay novedosas combinaciones: manzana, kiwi, brócoli; pera, frutilla y palta; o lúcuma, piña y frutilla, que se pueden usar como comida principal o como postre en mayores de un año. Hay otros más "contundentes", como el de poroto blanco, quínoa, pera y kale, que reemplazan un almuerzo.  Son al vacío, duran tres meses refrigerados o un mes en la despensa.  Hay más de 15 variedades, precios desde $990 hasta $1.900. Pedidos a todo Chile, mínimo seis unidades, que llegan en un packaging diseñado especialmente.

Comenta