¿Qué nos trae la nueva temporada de eclipses en Tauro y Escorpio?




Esta semana, luego de la Luna llena en Aries, comenzará la segunda y última temporada de eclipses de este año. Estos eventos astronómicos, que desde la astrología se observarán en los signos de Tauro y Escorpión, nos llevarán a un proceso de renacimiento, transformación y de incorporación de todas las intensas lecciones que hemos vivido este 2022.

La energía del cosmos está intensa y se siente. En los últimos dos meses hemos estado viviendo procesos muy profundos de cambio, que han llevado al encuentro con dolorosos duelos de lo que anteriormente éramos y creíamos.

Las temporadas de eclipses ocurren dos veces al año, cuando el Sol, la Tierra y la Luna se intersectan y generan sombra entre sí. Para la astrología estos eventos son los grandes gatillantes del propósito de nuestras vidas, en donde se abren caminos que son necesarios para nuestra evolución de conciencia.

Desde comienzos de año que estamos viviendo la energía de estos eclipses en Tauro y Escorpión, opuestos complementarios. El primero es un signo de tierra, que nos conecta con los cinco sentidos: nos permite sentir, percibir, gozar y disfrutar en la realidad presente. El segundo es un signo de agua, que conecta con la capacidad de entrar en la profundidad, la oscuridad y la capacidad de transformarnos a través del reconocer lo que está en nuestras sombras.

Estos dos signos son descritos por la astrología como los del “eje de valor”, que incorpora la capacidad de hacer que tengamos un espacio de percibir la realidad y transformarla, a través de esa experiencia. Esto está profundamente ligado con las relaciones interpersonales y nuestro propio valor intrínseco como personas.

Las temporadas de eclipses que hemos tenido en este par de signos han abierto puertas muy profundas. La anterior época, entre abril y mayo de este año, nos dio dos oportunidades para poder trabajar en profundidad el soltar viejos miedos, traumas, amarras y dependencias que no nos permitían poder acercarnos al propósito taurino: vivir el aquí y el ahora sin ningún limitante.

En esta ocasión, tendremos un eclipse de Sol en Escorpión, el día 25 de octubre, y uno de Luna llena en Tauro el 8 de noviembre. Esta temporada también estará marcada por la presencia de Marte retrógrado en Géminis, que nos llamará al reconocimiento de cuánto estamos dispuestos a cambiar, desde la vivencia de nuevas experiencias.

Adentrarnos a una temporada de eclipses con el tránsito exacto de Saturno en Acuario en cuadratura a Urano en Tauro —la tensión entre lo antiguo y lo nuevo, símbolo de los cambios profundos que hemos vivido entre 2021 y 2022— no será una tarea fácil. Nos veremos enfrentados a momentos de gran quiebre entre un capítulo de nuestras vidas y otro que estará comenzando, con la manifestación de los cambios que empezamos a materializar en abril y mayo pasados.

¿Qué soltaste estos últimos seis meses? ¿Qué entendiste como tu presente? Estos eclipses nos mostrarán que lo que hemos estado amasando estos meses, con todas las contradicciones que hemos tenido, es ya una realidad concreta, sin vuelta atrás.

Los eclipses no nos afectan a todos por igual. Nos harán más eco si es que tenemos planetas o puntos en nuestra carta astral que se encuentren a cinco grados antes o después del momento matemático en donde ocurrirá el eclipse. El eclipse de Sol ocurrirá en el 2º de Escorpión, mientras que el de Luna llena será en el 15º de Tauro.

Si eres Tauro, Leo, Escorpión o Acuario de Sol, Luna o Ascendente, estos eclipses serán de especial importancia para ti. Si estás de cumpleaños dentro del radio de cinco días antes o después de estos eventos, considera un año de profundas transformaciones en tu vida. Prepárate para dejar atrás una piel y adquirir otra, con dolor y con mucho tesón.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Los “desaparecidos no localizados” se dispararon de 265 a 10.366en 2021, acumulando un total de 108 mil casos desde 1964.