"Siento que las flores transmiten sentimientos y te hacen fluir". Mi rincón verde: Mariana Gardulski

Mi-rincón-verde-Mariana-dest




"Si retrocedo en el tiempo, veo la imagen de una niña corriendo por el campo de su abuelo con toda la boca roja por las frambuesas que iba sacando en el camino. Esa soy yo, disfrutando de la naturaleza y los animales. Desde que tengo noción he estado relacionada con todo tipo de plantas. Siempre observando a mi mamá cuidando las flores, armando arreglos para la casa y reproduciéndolas. Ella se preocupó de inculcarme un amor sincero y auténtico por la naturaleza. Me acuerdo que podía pasar tardes enteras en el vivero jugando en los pasillos formados por largas filas de palmeras, hortensias, rosas y diferentes árboles que fui aprendiendo a criar y respetar. Mi papá también cumplió un rol fundamental. Él tenía un libro increíble de jardinería que para mí era como la biblia porque cada vez que tenía una duda, lo llamaba para que me dijera qué salía escrito en sus hojas. Creo que ambos, pese a que se hayan separado cuando yo era chica, respetaron el modo de enseñanza que habían acordado: uno libre, simple y conectado con lo natural.

Cuando crecí, me prometí a mí misma no perder mi esencia y transmitírsela a mis tres hijos. En mi casa tengo muchas plantas, pero sobre todo de flores. Siento que le dan vida, color y olor a los espacios. Te arman el lugar. No hay nada que me guste más que acostarme en la terraza y sentir el aroma de los liliums. Me cambia el ánimo inmediatamente. Además, pienso que gracias a mi rincón verde, me conecto más con mis hijos. Es como el puente para enseñarles todo lo que sé, donde puedo criarlos a ellos y a mis plantas. La María Gracia, que tiene 6 años, planta cada semilla que encuentra y siempre se acuerda de regarlas y buscarles un lugar con luz. Se apodera de todos los maceteros chicos que hay en la casa para hacer sus experimentos. Creo que no hay nada más lindo que transmitirles el poder de la naturaleza y sus procesos. Que vean con sus propios ojos cómo una semilla puede convertirse en un alimento cuando brota. Siempre he tenido la energía y paciencia de entretenerlos con cosas simples, y me imagino que también tiene que ver con que haya sido mamá tan joven, a mis 20 años.

Decidí hacer de las flores parte de mi trabajo luego de armarle el ramo a una amiga que se iba a casar. Esa fue la primera vez que fui al Terminal de Flores y quedé fascinada apenas puse un pie ahí. Los colores y olores que sentí se quedaron impregnados en mi recuerdo. Para mí fue como trasladarme al lugar más mágico del mundo. Cuando le entregué el resultado a mi amiga se emocionó un montón y me di cuenta que era una forma muy linda de estar presente, que estaba regalando alegría. Después de eso me motivé con el tema y elegí poner mi propia marca de ramos, tocados y decoración.

Lo más emocionante que he hecho fue decorar el funeral de mi papá. Él murió de cáncer y amaba mis flores. Me acuerdo que pasaba todos los domingos, después de sus quimioterapias, a buscar los arreglos que yo le armaba para su casa. Despedirlo rodeado de naturaleza fue muy emocionante para todos, sobre todo para mí, porque logré conectarme de una forma distinta con él. Siento que las flores transmiten sentimientos y te hacen fluir, que sacan lo más lindo y puro de uno mismo.

Mariana Gardulski tiene 33 años y se dedica al diseño floral. Su marca es @flores.marianagardulski

Comenta