Sencillas recetas para preparar en vacaciones

Después del remojón de la tarde, es imposible resistirse a la dulce tentación de unos kuchenes o muffins aún tibios, hechos con frutas de la temporada. Las recetas están pensadas, por su sencillez, para hacerlas entre todos en la casa, justo ahora en que hay tiempo para descansar y disfrutar.




Conserva de ciruelas

En esta temporada las ciruelas abundan, una buena idea es preparar una conserva para poder consumirlas el resto del año. Para esto se debe distribuir 1 kilo de ciruelas bien lavadas en frascos de vidrio previamente esterilizados. Preparar un almíbar con 2 tazas de azúcar y 1 litro de agua fría. Luego, verter el almíbar frío en los frascos con la fruta hasta 2 cm del borde. Eliminar las burbujas del líquido y tapar los frascos no muy apretados para permitir la salida del aire y el vapor durante la cocción. Envolver los frascos con un paño para que no se quiebren con el calor directo y colocar en una olla alta para que queden cubiertos con el agua. Hervir 45-60 minutos a fuego medio o hasta que la fruta esté cocida. Retirar del fuego y dejar enfriar la conserva en la olla con el agua. La hora del té, con pan amasado tibio, mantequilla y un trozo de kuchen casero con frutas o muffins con chips de chocolate, es un hito que corresponde experimentar a diario. O casi. Para una mayor variedad de sabores, se pueden cambiar las frutas de las diferentes recetas por otras de similar textura, sin alterar en nada los resultados.

Kuchen de durazno

(para 10-12 personas)

200 g de harina

2 g de polvos de hornear

115 g de maicena

165 g de margarina

165 g de azúcar

3 huevos

5 duraznos conserveros, pelados, sin carozos y en cuartos

5 duraznos plátanos, pelados, sin carozos y en cuartos

Margarina, derretida para pincelar

Azúcar para espolvorear

1. Precalentar el horno a temperatura media. Enmantequillar y enharinar un molde para tarta con fondo removible de 30 cm de diámetro; reservar.

2. En un bol mezclar la harina, polvos de hornear y maicena; reservar.

3. En otro bol batir la margarina y el azúcar hasta que la mezcla esté cremosa. Agregar los huevos de a uno batiendo después de cada adición hasta integrar. Añadir, revolviendo, los ingredientes secos reservados hasta obtener una masa.

4. En el molde reservado colocar la masa y, con la ayuda de las manos, presionar para cubrir la superficie del molde. Distribuir encima los duraznos en forma de ruleta, cubriendo toda la superficie de la masa. Presionar la fruta ligeramente y pincelar con margarina derretida. Espolvorear con azúcar y hornear 40 minutos o hasta que, al insertar

un palito de madera al centro, éste salga limpio y seco. Retirar del horno, dejar enfriar y desmoldar.

Tartaletas de frutilla

(para 10 unidades)

Para la masa:

100 g de mantequilla, a temperatura ambiente

50 g de azúcar flor

1 taza (140 g) de harina

Para la crema pastelera:

750 ml de leche

3/4 taza de azúcar granulada

4 yemas de huevo

60 g de maicena

1 cucharadita de extracto de vainilla

Frutillas, lavadas, sin pedúnculos y en trozos para decorar

1. Precalentar el horno a temperatura media. Preparar la masa. En un bol colocar la mantequilla y el azúcar flor; con la ayuda de las manos mezclar hasta formar migas y agregar, sin dejar de mezclar, la harina hasta formar migas gruesas.

2. Enmantequillar 10 moldes para tartaletas y forrar el interior con la masa. Con un tenedor pinchar la superficie de la masa y hornear hasta dorar ligeramente; retirar del horno y dejar enfriar. Desmoldar y reservar.

3. Preparar la crema pastelera. En una olla colocar la leche y el azúcar

granulada; llevar a ebullición a fuego medio.

4. Mientras tanto, en un bol mezclar las yemas y la maicena; agregar, revolviendo enérgicamente, a la olla con la leche y reducir el calor. Cocinar, sin dejar de revolver, a fuego bajo 1-2 minutos o hasta espesa sin dejar que hierva para que no se formen grumos. Retirar del fuego y añadir el extracto de vainilla; revolver y transferir a un bol. Cubrir con papel plástico para que no se forme una costra y dejar enfriar.

5. En las masas para tartaleta reservadas verter la crema pastelera,

decorar con frutillas y servir.

Queque de damascos con naranja

(para 12-14 personas)

160 g de margarina

2 tazas (400 g) de azúcar granulada

2 tazas (480 ml) de leche

4 tazas (560 g) de harina

3 cucharaditas de polvo de hornear

2 huevos

2 naranjas, su ralladura

1 naranja, su jugo

500 g de damascos, pelados, en mitades y sin carozos

Azúcar flor para espolvorear

1. Precalentar el horno a temperatura media. Enmantequillar y enharinar una fuente rectangular para el horno y reservar.

2. En un bol grande batir la margarina y el azúcar granulada hasta que la mezcla

esté cremosa; verter, batiendo, la leche hasta mezclar. Añadir, sin dejar de batir, la harina y los polvos de hornear; incorporar los huevos de a uno, batiendo después de cada adición. Agregar la ralladura y jugo de naranja.

3. En la fuente reservada verter la mezcla anterior e insertar en la superficie, los damascos con el corte hacia arriba. Hornear 40 minutos o hasta que al insertar un palito de madera al centro, éste salga limpio y seco. Retirar del horno y servir espolvoreado con azúcar flor.

Cuando sea posible, conviene cosechar las frutas de los árboles con los niños, para que, cocinarlas, complete la experiencia.

Kuchen de manzana

(para 4-6 personas)

Para la masa:

100 g de mantequilla

50 g de azúcar flor

1 taza (140 g) de harina

Para el relleno:

1 cucharada de miel

1 cucharadita de canela en polvo

1 cucharadita de clavos de olor en polvo

35 g de azúcar granulada

600 g de manzanas, peladas, sin centros y en láminas

Para el batido:

150 ml de crema

1 huevo

Canela en polvo a gusto

1. Precalentar el horno a temperatura media. Preparar la masa. En un bol colocar la mantequilla y el azúcar flor; con la ayuda de las manos mezclar hasta formar migas y agregar, sin dejar de mezclar, la harina hasta formar migas gruesas.

2. Enmantequillar un molde para tarta con fondo removible de 16 cm de diámetro y forrar el interior con la masa, cubriendo 2 cm de los lados para contener la fruta. Con un tenedor pinchar la superficie de la masa y hornear 15 minutos o hasta dorar ligeramente; retirar del horno y reservar.

3. Preparar el relleno. En una olla colocar todos los ingredientes para el relleno y cocinar a fuego medio hasta que las manzanas estén cocidas. Retirar del fuego, dejar enfriar y distribuir en el molde reservado sobre la masa.

4. Preparar el batido. En un bol mezclar todos los ingredientes para el batido y verter en el molde sobre la fruta. Volver al horno y hornear a temperatura media 15 minutos más o hasta cuajar. Retirar del horno, desmoldar y servir.

Comenta