Yo lo probé: Depilación en el Bar de Cejas de Benefit




Paula 1106. Sábado 13 de octubre 2012.

En un espacio abierto en medio del piso de belleza de Falabella me recibe la cosmetóloga Carolina Huichapán, entrenada por una especialista estadounidense de la marca Benefit. Lo primero fue firmar un documento en el que se advierte que no puedo depilarme si es que estoy haciéndome un peeling o un tratamiento de depilación definitiva en la cara, y que si accedo, la piel puede irritarse. Tampoco podré someterme a altas temperaturas, como las del sauna, en las próximas 48 horas.

Me siento y con el extremo posterior de un pincel Carolina mide el arco de mis cejas para chequear si tienen la forma adecuada respecto del arco sobre mis ojos. Es parte del "mapeo de cejas" que termina cuando después de marcármelas con una sombra con cera café, me aplica iluminador en los bordes para contrastar y constatar lo que sobra, y hay que sacar. Luego, con un pincel similar al de una máscara de pestañas, me las peina y, con tijeras, corta las excesivamente largas. El proceso sigue con la cera depilatoria que me aplica y retira con una banda de tela. El resto lo saca con una pinza y finalmente me aplica crema para sacar los restos y un gel para calmar la irritación. Me miro en el espejo. Mis cejas están "limpias", delgadas y definidas. "Hay que repetir cada cuatro semanas", me advierte. Ahí me doy cuenta de que he caído en una nueva adicción de la belleza.

El servicio dura 20 minutos y vale $ 9.000. En corner Benefit en Falabella de Parque Arauco y Costanera Center.

Comenta