Cómo entrenar tu cerebro: técnicas para estimular la memoria y concentración

Desde tratamientos clínicos con tecnología, mnemotécnicas para agilizar la memoria y aprender cosas nuevas son algunas de las recomendaciones entregadas por expertos y que el mercado ofrece hoy en día, para desestresarse y conseguir entrenar al cerebro. Aquí te contamos de algunas innovaciones.


Las Condes y el reloj marca cerca de las 14:00 horas. La sala está oscura y fría, y en los oídos resuena música similar al ruido blanco. De tanto en tanto, a veces con mayor o menor frecuencia, suena un chasquido en los oídos. Y todo se detiene repentinamente. “¿Te pudiste relajar? ¿Cómo se sintió?”, pregunta Ámbar Loyola, neuroterapeuta de la clínica Andes Neurofeedback. La rutina, que duró poco más de 40 minutos, es parte de uno de sus tratamientos, particularmente de un “BrainSpa”, que busca realizar una “desconexión cerebral”, que se suma a otros servicios, como electroencefalogramas, biofeedback y Sonic Drops.

Atención sostenida, foco atencional, organizaciones multitareas, memoria a corto plazo y memoria de trabajo son algunas de las denominadas “funciones ejecutivas” que menciona Alejandra Escandón, fundadora del centro, y que son todas aquellas que le permiten al ser humano ser funcionales y cognitivamente ejecutivos. “Ahora que estamos retomando la rutina de traslado, hay quienes buscan este tipo de experiencias, porque existe una necesidad de disminuir el estrés y relajarse, o poder enfocarse en lo que es realmente importante y que cada vez se hace más difícil”, plantea la especialista.

Todo paciente de Andes Neurofeedback, luego de ponerse una gorra con sensores, es recostado en un bergere en el que, en unos 40 minutos, se relaja y recibe su tratamiento.

Lo que hacen en su clínica es “neurofeedback”, una terapia que permite estimular al cerebro de forma natural para recuperar el funcionamiento y enseñarle a las neuronas una forma más efectiva de trabajo, y que sirve para mejorar el desempeño del usuario en sus distintas tareas. Es un tratamiento no invasivo, recalca en reiteradas ocasiones Escandón, y no tiene consecuencias negativas. Luego de unas 15 sesiones, los pacientes reflejan una evolución en sus diagnóstico inicial.

Distintos grupos buscan servicios como los ofrecidos por su clínica, y van desde padres intentando ayudar a sus hijos hasta ejecutivos de grandes empresas. En general, precisa la neuropsicóloga, buscan una alternativa diferente a los medicamentos o al psicólogo tradicional. “La opción farmacológica es súper estándar y hay muchas personas que no quieren recurrir a eso”, dice Escandón. Hay otro sector buscando algún tipo de tratamiento psicológico, pero que no sea en el formato conversacional tradicional.

Hay un tercer grupo que asiste por la “modernidad y probar la experiencia, pero particularmente asociada a un diagnóstico”. Y hay una población más específica, que llega por derivación, sea por TOC o crisis de pánico.

En el caso de tratarse de estímulos visuales, se proyecta algún video en una pantalla, a la que se le añade una capa que se oscurecerá y enlentecerá cada vez no se logren los objetivos preprogramados, pero que se aclarará y activará el sonido en el caso contrario. Por ejemplo, en el caso del “Brain Spa”, al estar constantezente sometido a “música de relajación”, cada chasquido que suena al oído es una señal que se capta luego de comenzar a relajarse el cerebro. Mientras más lo esté, más sonará.

Uno de los tratamientos que realizan en Andes Neurofeedback, y que permite saber indicadores hacia ciertas sintomatologías, como el déficit atencional, depresión, estado de ansiedad, pánico, TOC, etc.

En el caso de tratarse de estímulos visuales, se proyecta algún video en una pantalla, a la que se le añade una capa que se oscurecerá y enlentecerá cada vez no se logren los objetivos preprogramados, pero que se aclarará y activará el sonido en el caso contrario. Por ejemplo, en el caso del “Brain Spa”, al estar constantemente sometido a “música de relajación”, cada chasquido que suena al oído es una señal que se capta luego que el cerebro comienza a relajarse. Mientras más lo esté, sonará la señal con mayor frecuencia.

En caso de tener pensamientos o alguna técnica de relajación y que se haya visto potenciada en este último caso y reflejada a través de los chasquidos, eso mismo sirve como aprendizaje y los mismos pacientes pueden utilizar ese conocimiento adquirido en sus momentos de relajación. Incluso antes de dormir.

Alejandra Escandón comenzó su iniciativa en 2014, en Estados Unidos, y volvió a Chile poco tiempo después. Andes Neurofeedback tiene oficinas en la Región Metropolitana y en Coquimbo.

Atletismo de memoria

En promedio, asegura Manuel Vergara, fundador de la academia M de Memoria, una persona no puede tener más de cuatro estímulos significativos en su memoria de trabajo. El campeón panamericano de memoria, que se hizo con el título en marzo de 2021 tras recitar 20 mil dígitos del número Pi de memoria y sin equivocarse, trabaja desde ese entonces en su propia iniciativa para entrenar al cerebro.

En general, dice el ingeniero civil, divide sus bases en tres pilares y que sirven para mejorar la memoria y la capacidad de memorización. Lo primero para fortalecer el órgano pensante, asegura, es cuidar el sueño, la alimentación, el bienestar mental, entrenamiento mental e incluir deporte. “Cuando se cuidan esas cinco dimensiones o hábitos, se comienzan a ver mejoras en la memoria”, plantea.

Luego, hay que cuidar la memoria de corto plazo, y que es un universo que convive con otras funciones cognitivas, como la concentración, la capacidad atencional, entre otras. Y es la memoria de trabajo la que permite estar presente y ser consciente del mundo que nos rodea. “Ahí empiezas a entender que cuando miras tu celular, es un agente hiperestimulante y no podrás concentrarse en otra cosa”, asegura.

Manuel Vergara se hizo con el récord panamericano de memoria en marzo de 2021 al recitar veinte mil dígitos del número Pi.

Teniendo eso en cuenta, desarrolló el método “SAI” -Segmentar, Asociar e Interaccionar-, para lograr batir el récord recitando el número Pi y “Ternura”, de Gabriela Mistral. Este, afirma, da paso a su tercer punto, que es fortalecer la memoria a largo plazo por medio de mnemotécnicas.

“Si tienes, por ejemplo, un texto frente a ti y quieres memorizar cierto fragmento, debes elegir una palabra clave y segmentarla; y luego asocias las palabras entre ellas”, propone. Por ejemplo con algunas de las partes principales de las neuronas. “Soma, suena parecido a sumo; dendrita, es similar a dentista; axón, es como Axl rose; y terminaciones sinápticas, es como un terminal de buses”, plantea.

Por burdo que parezca, asegura, cuando se junta la memoria a corto plazo -algo que no se conoce-, con una memoria de largo plazo -lo que sí se conoce-, se forma una memoria a mediano plazo más fuerte. “Entonces, como ya elegí las asociaciones de lo conocido, las hago interacciones con una historia absurda en mi cabeza, porque es muchísimo más memorable y por eso los eventos más vergonzosos nos acompañas por el resto de nuestras vidas”, señala.

Hoy los que recurren a su curso son principalmente latinoamericanos de al menos unos 13 países de entre 25 y 55 años, que son abogados, médicos, contadores, ingenieros, entre otras profesiones. Le ayudó a un abogado, por ejemplo, a memorizar todo el Código del Trabajo y a un contador la Ley de Renta. Y el mismo ejemplo se puede utilizar en estos casos.

Su curso, que cuenta con clases grabadas, dura unas nueve horas y consta de quince sesiones, pero que va modificando constantemente. Hoy día trabaja, además, en una solución para empresas y corporativos, orientadas a ofrecer un mayor rendimiento mental y optimización del tiempo para los equipos de trabajo (además de la parte del dominio personal).

Aprendizaje constante

La mayoría de las actividades que ayudan a preservar la capacidad cerebral involucran la generación de nuevas conexiones entre las neuronas. Tratar que el cerebro, que es una especie de músculo, pueda ejercitarse es un deber. No haciendo lo mismo de siempre, sino haciendo cosas nuevas dice Christian González-Billault, Presidente de la Sociedad Chilena de Neurociencia.

Hay dos elementos, asegura el bioquímico, que podrían favorecer. Primero, menciona aprender un nuevo idioma. “Lo que se tiene que hacer es utilizar la capacidad que se tiene para hablar en un idioma para aprender una segunda lengua, y eso significa comenzar a hacer asociaciones que son distintas y construir formas gramaticales, y sintaxis, y todo eso sirve para armar una red robusta de conexiones entre las neuronas”, plantea.

Y la segunda, comenta, es aprender a tocar un instrumento. “Tiene la particularidad que no solo estás ejercitando una red de conexiones dentro del cerebro, y que son necesarias para aprender algo nuevo, e involucra también un componente motor por el que cada vez que tocas un instrumento, estás haciendo un trabajo fino de digitación”, desarrolla.

guitar-private-lesson-new-orleans-3127340
Una de las recomendaciones es aprender a tocar un instrumento musical. La ejecución, a través de la digitación de notas musicales, mantiene la interacción neuronal.

La suma de estas, presume, es “bastante buena” y sería una manera ideal de preservar o mantener la actividad neuronal, que mantienen un correlato de preservar las capacidades cognitivas. “El envejecimiento comienza a suceder un segundo después de nacer y es parte del error pensar que tienes una cuenta de ahorro y que a partir de cierta edad es bueno generar intervenciones”, propone. El declive de las capacidades funcionales no es súbito, sino parsimonioso y lo ideal es hacer que ese declive se demore lo más posible en aparecer.

La memoria es una forma de procesamiento y da cuenta de cómo las células cerebrales están operativas. Para que eso ocurra se necesita que el órgano esté en un estado de salud que sea apropiado. “Una de las formas de estimular que nuevas neuronas nazcan es haciendo ejercicio: hace veinte años teníamos la idea dogmática que el número de neuronas era finito, pero ya sabemos que no es así y que el sistema se robustece al hacer, por ejemplo, ejercicio”, añade.

Para quienes no tengan tiempo incluso para recurrir a alguna de estas prácticas, sea por carga laboral u otro motivo, asegura que siempre habrá trabajo intelectual de por medio. Por ejemplo, un agricultor que puede estar todo el día concentrado en su campo, puede hacer trabajo físico, mientras además piensa cómo y cuánto debe trabajar la tierra para cultivar una cierta cantidad de determinada verdura. “La idea es siempre presentar nuevos desafíos y, en la medida que se haga, eso hará que la estructura de las conexiones en el cerebro tenga que modificarse”, dice González-Billault.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Mauricio Torres, fundador de Biometal, empresa que fabrica piercings y otras joyas corporales elaboradas con titanio, cuenta cómo logró que sus productos sean referentes en América Latina y Europa.