La reinvención de la economía naranja en medio del Covid-19

El GAM y el director Víctor Carrasco están tras la obra online "Mentes salvajes", que se realiza a través de la app de videollamadas Zoom.

The Cow Company y el GAM están realizando obras de teatro online con actrices como Amparo Noguera y Paulina Urrutia, mientras un sitio web reúne a artesanos y los shows de cantantes como Princesa Alba y Pedropiedra comienzan a ser pagados, para resistir al adverso escenario de las artes en la pandemia.


“Todas las ideas nuevas son arriesgadas al principio, hasta que después alguien lo hace. Creo que nos llevamos, probablemente, las críticas de ser los primeros, pero hoy ya están apareciendo hartas plataformas que están trabajando con teatro por Zoom o distintos formatos”, dice Marco Alvo, productor y cofundador de The Cow Company, quien -junto al dramaturgo Rafael Gumucio- se atrevió a innovar con teatro online. La obra “Clase Magistral”  recrea precisamente una clase online, dictada a través de la plataforma de videollamadas Zoom. Los espectadores se conectan a través de la misma y pueden ver en directo la función desarrollada por los actores Luis Gnecco, Amparo Noguera y Gabriel Urzúa. El oficio de Alvo se dedica, por esencia, a juntar gente, por lo mismo se vieron en la obligación de reinventarse una vez que comenzó el aislamiento social. “Queríamos juntar gente, pero esta vez de manera virtual. Ahí fue cuando inventamos el concepto de ‘living-teatro’, que es hacer teatro en el living a través de videoconferencias”, cuenta Alvo, pero rescata que cuando lo conversó con Gumucio, se dieron cuenta de que todo lo que transmitieran a través de esta vía debían ser obras escritas para el formato y no adaptaciones. “No se nos prestaba mucho hacer

Hamlet

formato Zoom”, acota, señalando que la duración no debía superar los 30 ó 50 minutos. Así, todos los libretos justifican que Zoom tiene una razón de ser: “Queríamos que la plataforma de videoconferencia tuviera un rol activo y no tratar de hacernos los lesos de que esto no está pasando. Ahora llevamos un juicio que se hace por Zoom y nace de una noticia que leímos hace una o dos semanas atrás, donde se había hecho el primer juicio a través de videoconferencia en un tribunal de San Miguel. Esta fue nuestra quinta entrega y la llamamos ‘El Gran Escape’”. Al final de las obras, los micrófonos del público se abren y pueden aplaudir. "Es muy bonito escuchar a la gente aplaudir. Prácticamente se genera una segunda obra al terminar, cuando entra la catarsis del público, que la gente necesita para comunicarse”, dice un emocionado Alvo. En cada obra virtual realizada por The Cow Company, pueden participar hasta 1.000 personas. Sin embargo, Alvo comenta que este número es “medio tramposo”, ya que son 1.000 pantallas, pero pueden haber familias completas mirando su espectáculo. "Probablemente, este formato venga a quedarse", acota. [caption id="attachment_1014463" align="alignnone" width="2454"]

"Clase magistral" es una obra escrita por Rafael Gumucio y protagonizada por Luis Gnecco, Amparo Noguera y Gabriel Urzúa para The Cow Company.[/caption] Hace algunas semanas en Centro Cultural GAM también estrenó una obra virtual: "Mentes salvajes", dirigida por Víctor Carrasco y protagonizada por Héctor Noguera, Paulina Urrutia, Francisca Gavilán, Natalia Valdebenito y Gabriel Cañas. Este último confiesa que nunca había trabajado para un formato digital en vivo. Cuando lo llamaron para participar, recuerda, se sintió cómodo al ver que a su lado participarán dichos actores, a quienes admira. “Era una buena oportunidad para, al menos, hacer un laboratorio. Me gusta mucho actuar. Tanto, que me da un poco lo mismo la plataforma”, dice. “Tengo la suerte de que Paulina Urrutia ha dedicado su vida a teorizar y a practicar el cómo decir y el cómo actuar un testimonio. Entonces, ha sido un crecimiento gigante que en un principio me costó caleta”. Para Cañas, el teatro online tiene un parecido al presencial, al ser en vivo. Por ejemplo, con el hecho de que hay cosas que no se pueden controlar. Sin embargo, tiene un mar de diferencias al no poder ver a sus compañeros a los ojos,  no tener un espacio donde narrar, más que un recuadro audiovisual. “Es una experiencia performática audiovisual, yo creo que le llaman teatro porque no se puede hacer teatro”, comenta el actor, quien también valora la amplitud del público: “Tenemos gente que nos mira desde Isla de Pascua, eso es súper bacán y novedoso, porque con el teatro presencial la gente tiene que ir o nosotros viajar, entonces esto lo centraliza mucho en Santiago y requiere de mucha plata o grandes oportunidades para mostrar tu trabajo afuera. Ahora, internet extiende el alcance de las obras y las descentraliza, lo hace más global”. En "Mentes salvajes" los actores salen de la sesión de Zoom una vez que termina la obra. No hay espacio para los aplausos. "El aplauso es importante para mí y parte de la finalización del rito, pero ahora me pasa que no existe ese rito. Lo que más he extrañado o me ha parecido raro, es que termino la función y no hay aplauso, miro y estoy en mi casa. No estoy en mi camarín, no hay cervezas después. Termino la función, me levanto y estoy en mi casa. Uno queda con emociones, con la adrenalina, porque se generan esas cosas y te quedas con todas en las evidencias del rito teatral o de haber pasado por un proceso actoral, pero estás en tu casa y podrías prender la tele. Es una cosa muy rara, es lo más extraño". [caption id="attachment_1014458" align="alignnone" width="1280"]

"Mentes salvajes", una obra del GAM dirigida por Víctor Carrasco sobre cinco soñadores compulsivos, tiene a Francisca Gavilán, Gabriel Cañas, Natalia Valdebenito, Héctor Noguera y Paulina Urrutia en su elenco. También se hace en vivo, por la app Zoom.[/caption] Felipe Mella, director ejecutivo del Centro Cultural GAM, recuerda que Víctor Carrasco tenía una obra, con parte del mismo elenco de

Mentes Salvajes,

para estrenar presencialmente en el centro

.

Se trataba de un texto escrito a partir de testimonios recogidos por el dramaturgo Marcus Lindeen, por Skype. “Era una conversación de soñadores compulsivos que se juntaban a hablar sobre sus mundos, justamente, a través de una pantalla. Si bien no estaba hecha para hacerla por Zoom, sí se prestaba perfectamente para un formato digital”, explica Mella. GAM investigó y analizó varias plataformas para estrenarla. Si bien ninguna está concebida para hacer teatro en vivo, se decidieron igualmente por Zoom, al ser una red que permite la conexión de múltiples espectadores y también porque -tras la pandemia- la gente ya está familiarizada con ella. Según Mella, la desventaja es que "se pierde la posibilidad de ver a los actores en persona. También limita el uso de recursos de iluminación, escenografía, el contacto y movimiento entre los actores. Pero,  por supuesto, tiene ventajas, como derribar la barrera de acceso físico“. ¿Por qué no grabarla y emitirla? "Quisimos que no se perdiera el ritual del teatro", dice Felipe Mella. "Es por eso que decidimos hacerlo cada noche en vivo y no grabado. Los actores ensayan cada día, deben llegar a la plataforma una hora antes y tener la seriedad que merece cada interpretación. Viven los mismos nervios como si fueran a salir a un escenario y también gritan el clásico 'mierda, mierda', antes de comenzar. Después de cada función se juntan por Zoom, a veces por horas, para comentar, corregir y también fraternizar", añade. En este modelo de teatro, el GAM decidió poner un tope de 300 espectadores, que es un poco más que una sala llena del recinto físico. El primer fin de semana se agotaron todos los tickets virtuales, lo que los ha motivado a analizar la opción de ampliar las salas si fuera necesario. Según Mella, esta “nueva realidad”, hace que siempre haya alternativas para distintos públicos. Por lo mismo, están explorando estas experiencias digitales, debido a que consideran que deberán realizarlas por más de un año, debido al coronavirus.

Artesanías por internet

Otro rubro que ha innovado es el de los artesanos. Sin embargo, Aldo Buscaglia, Socio Fundador de

, viene desde 2013 levantando su proyecto que le permite conectar a todos los artesanos del país. “Nosotros nacimos online. El origen de nuestra tienda partió por dos factores. Uno tiene que ver con la oportunidad de negocio, en tiempos donde recién comenzaba el comercio electrónico, y otra tiene que ver con la necesidad de invitar a que los artesanos de todo Chile pudieran vender sus productos”, recuerda. El rubro de los artesanos, por lo general, tiene su mejor momento en el verano, pero el resto del año enfrentan muchas dificultades para sostener su economía. Según Buscaglia, las tiendas de artesanías que principalmente se concentran en grandes ciudades son inaccesibles para personas de otros extremos del país. Por ejemplo, si alguien de Arica quiere comprar un gorro chilote, su única opción es esperar la oportunidad de viajar y lo que hace "Chile a Mano" es resolver este problema. [caption id="attachment_1014459" align="alignnone" width="1200"]

El sitio web Chile a Mano surgió hace algunos años, pero para esta pandemia estaban preparados e incluso hoy, tienen pedidos desde zonas donde antes no había inquietud de e-commerce.[/caption] El sitio partió con apoyo del Estado, a través de fondos de Sercotec y Corfo, lo que le permitió levantar su apuesta junto a su socia Rosario Balcells. “Nosotros teníamos conocimientos previos, ya que trabajamos en Servicio País por varios años y otros trabajos ligados al apoyo y promoción de la cultura. Con eso, más los fondos, levantamos este proyecto que desde 2014 permite realizar pagos con WebPay y ha ido creciendo mucho con los años, aunque aún somos una microempresa”, dice Buscaglia. El sitio es sostenido por ambos, más una tercera persona que trabaja a medio tiempo. Todos han visto, a propósito de la contingencia, cómo han variado las ventas. Con el estallido social hubo una baja significativa de sus ingresos, pero a final de año se retomó la tendencia de ventas experimentada en años anteriores, con navidad. Luego, con la llegada de la pandemia todo se fue a pique otra vez. “En marzo nos dedicamos a la venta a empresas, pero sólo alcanzamos a entregar cotizaciones, no pudimos concretar nada, porque la gente tenía temor de gastar”, recuerda Buscaglia. Esa situación cambió durante la segunda quincena de abril, cuando la cotidianidad de estar en casa se instaló y la gente empezó a preocuparse, por ejemplo, de redecorar sus espacios. Ello, y el Día de la Madre, rompieron la tendencia a la baja y, al igual como ocurre con el teatro, las personas detrás de "Chile a Mano" verieon cómo su público creció.  “Nuestro público siempre fue de nicho, porque buscan cosas especializadas, pero ahora, como están todos los malls cerrados, nuestro público se amplió. Tenemos clientes de Arauco, Constitución o Purranque. Son comunas que nunca nos habían hecho un pedido. También tenemos muchos artesanos interesados en publicar sus productos con nosotros y para hacerlo solo deben escribirnos un mail a info@chileamani.com", comenta Buscaglia. El único requisito, acota, es que los artesanos estén vinculados a técnicas tradicionales que se desarrollan en Chile, “desde alfarería, textilería y orfebrería, con materiales originarios como fibras locales tipo lana de oveja o de alpaca y que sus diseños, motivos tengan locales”. Sus despachos son dentro y fuera de Chile. Por lo mismo, Buscaglia aprovecha la oportunidad para comentarle a la gente que no tema si se registran atrasos en el correo, debido a que hay una sobredemanda y eso hace que los tiempos de entrega que antes demoraban dos a tres días hábiles en Santiago, ahora demoren cinco, mientras que para las regiones, entre Copiapó y Puerto Montt, se están demorando siete días. Las zonas más extremas tienen un promedio de 10 días hábiles de espera, pero aclara que "lo importante es que los productos siempre llegan".

Música online

Otra área que busca reinventarse es la música. La plataforma

ofrece distintos espectáculos en vivo que, al igual que las obras de teatro, se transmiten a través de aplicaciones como Zoom. Un ejemplo es el festival Santiago Music, que se realizará totalmente online entre junio y agosto, con la presentación de artistas como Princesa Alba, Camila Moreno o Pedropiedra. El evento tiene tickets disponibles desde los $3.500 pesos para Chile, Argentina, Perú, Uruguay, Ecuador, Colombia y Bolivia. El ciclo se transmitirá por streaming, bajo el lema “Quédate en casa”, pero los shows se realizarán y transmitirán desde Club Amanda, un lugar que ha sido acondicionado con los requisitos técnicos y sanitarios recomendados para este tipo de eventos. "Una emergencia sanitaria como ésta me ha afectado harto, al igual que a mucha gente, sobre todo por tener cercanos enfermos,  y por otro lado cambiar la rutina", reconoce Princesa Alba. La cantante de música urbana agrega que "ha sido un gran cambio el estar 100% en casa, pero por otro lado, en un sentido más positivo, eso mismo me ha permitido conectar aún más con mi familia y con cosas que son más importantes en la vida más que lo superficial". Creativamente, añade, "he tenido tiempo para componer y  preparar mi primer disco. Aunque es difícil también cuando sé que hay mucha gente que está enferma y siendo afectada con la situación Covid- 19. Son momentos con muchas emociones dando vueltas". [caption id="attachment_1014460" align="alignnone" width="700"]

"Creo que se sentirá raro estar sin público, pero es parecido a estar a un set de televisión. Creo que son instancias diferentes, me gusta el desafío de sacarlo adelante", dice Princesa Alba, cantante que se ha sumado a participar en shows online pagados.[/caption] La reinvención de la economía naranja ha sido tan particular para la música como el teatro: se realiza comúnmente con público en vivo y aplausos, que acá no hay. Además, se han suspendido todos los conciertos hasta el último trimestre. "El gremio de la música y las artes han sido de los más afectados, porque dependemos de los shows y los tickets que se vendan. Creo que afecta mucho más a músicos, técnicos y toda la cadena de personas que están detrás de un concierto en vivo. Cada uno está viendo cómo sostenerse en esta crisis y desde la música una manera es hacer shows por streaming", dice la cantante, parte del ciclo del Club Amanda con conciertos online. "He tenido que reinvertame como muchos, pero creo que lo más difícil es no estar con todo mi equipo en terreno, porque cada uno tiene un rol fundamental en los shows en vivo y online, a veces, hay que reducir el formato y es muy diferente. En cuánto a la presentación de Amanda iré con un show completo y será muy innovador", adelanta. "Los shows son una manera de acercarse a los fans. Si bien intento de estar muy activa en estos días, es bueno poder volver a hacer conciertos, sobre todo para todos quienes trabajan en esto: músicos, bailarines, técnicos, productores. Creo que se sentirá raro estar sin público, pero es parecido a estar a un set de televisión. Creo que son instancias diferentes, me gusta el desafío de sacarlo adelante", añade. Tras la actuación de BBS Paranoicos, el ciclo continuará con los shows de We Are The Grand el 20 de junio; Alain Johannes Trío el 27 de junio; Princesa Alba el 4 de julio; Frank's White Canvas & Cigarbox Man el 11 de julio; Camila Moreno el 18 de julio; Pedropiedra el 25 de julio y el cierre estará a cargo de Rubio, el 1 de agosto. Cada presentación será conducida por el periodista Mauricio Jürgensen, quien además leerá las preguntas del público en línea para genera interacción y cercanía entre los artistas y sus audiencias, en esta vuelta de tuerca de la economía naranja.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.