El dilema de las startups: ¿Fondos públicos o privados?

En las bases de un emprendimiento, la pregunta de rigor tiene que ver con el financiamiento inicial. Las propuestas van desde fondos privados, inversionistas ángeles, amigos y postulaciones a instrumentos de Corfo. Expertos y emprendedores entregan aquí sus consejos.


¿Cómo vamos a financiarnos? Esa es una de las primeras preguntas que se hacen todos los emprendedores. Si bien no hay una receta única y dependerá de muchos factores, por lo general existen caminos privados y públicos, según los expertos y los mismos emprendedores. Por ejemplo, en el momento de la creación de una startup, Juan Pablo Swett, presidente de la Asociación de Emprendedores de Latinoamérica (Asela), señala que lo ideal es comenzar un emprendimiento con ahorros propios, “aunque sea mínimo y te permita pasar de la idea y el papel a algo más tangible y concreto para levantar capitales en una etapa posterior. En esta misma etapa es ideal si se pueden complementar los recursos propios o ahorros con fondos concursables para estas etapas ya sea Corfo o incubadoras”.

En el proceso de desarrollar startups de tecnología, José Manuel Correa, director ejecutivo de Endeavor Chile, explica que “si bien al principio existen como opción las 3F (Friends, Family and Fools), sin duda conviene utilizar los instrumentos que entrega Corfo, pues le permiten al emprendedor probar su producto o servicio, ajustar su modelo de negocio y recoger aprendizajes y experiencia sin la necesidad de comprometer fuertemente su patrimonio personal. Con la ayuda de esta entidad, el emprendedor en fase temprana asume un menor riesgo”, dice Correa.

Otro punto de análisis, aparte del financiamiento, es el capital inteligente y equipo que conforme la startup, Jaime Riggs, managing director de ChileGlobal Ventures, señala que “la clave para encontrar la mejor manera de crear una empresa, no reside tanto en la institución que financia la startup (pública o privada), sino en si es capaz de proveer capital inteligente. Es muy importante que la startup tenga apoyo y acompañamiento en su crecimiento, dado que cada decisión que el emprendedor tome va a afectar al futuro de su negocio, e incluso, en futuras oportunidades de levantamiento de capital que puedan presentársele”.

Alta supervivencia

Un factor que se encuentra favorablemente en Chile es la excelente tasa de supervivencia de las startup, llegando al 54,4%, según el análisis de los emprendimientos de Start-Up Chile durante ocho años, situación muy superior al panorama global, donde dos de 10 startups no sobreviven el año. Los países con más “retención” de los emprendimientos -dejando de lado Chile- son Argentina (18%), Estados Unidos (17%), Colombia (9%) e India (9%).

Según Ángel Morales, director ejecutivo de UDD Ventures, la relevancia del financiamiento público ha sido clave gracias a Corfo. “A falta del capital de riesgo privado, esta entidad ha logrado movilizar el ecosistema de emprendimiento e innovación. Si bien hay muchos procesos que mejorar, sin lugar a dudas que de no ser por Corfo, muchos de los emprendimientos que hemos visto pasar en UDD Ventures no hubiesen logrado sobrevivir a sus primeros pasos”, indica el académico de la Universidad del Desarrollo.

Uno de los emprendedores más conocidos de Chile, el cofundador de Cornershop, Daniel Undurraga, señala que “en general siempre es más fácil poder trabajar con capitales privados, nunca es más fácil trabajar con Corfo. Pero a veces depende, porque hay negocios en los que pocos inversionista quiere invertir y donde Corfo sí te puede prestar el dinero, siempre que se cumplan ciertas condiciones”, dice Undurraga, y agrega: “En ese caso, los emprendimientos con Corfo son muy útiles. Si yo quisiera hacer una panadería pocos serían los inversionistas, pero Corfo me ayudará. En el caso de que yo quiera hacer un Cornershop, seguramente muchos privados querrán invertir y no necesariamente se necesitaría dinero de fondos públicos”.

Alternativas y requisitos

Actualmente hay varios programas y ayudas para emprendedores en Chile para ayudar al financiamiento de proyectos, si el camino es optar por fondos públicos. Los actualmente activos son Capital Semilla, Brain Chile, Programa Yo Emprendo, Capital Abeja, The S Factory, Semilla Corfo y Youth Action Net.

En el caso de Capital Semilla, es entregado desde 2005 por Sercotec y consiste en un financiamiento inicial para la creación o despegue de una microempresa. Se otorga mediante un subsidio que cubre las áreas de asistencia técnica, capacitación, marketing, acompañamiento e inversiones para poder llevar adelante el proyecto. Para postular, los requisitos son tener más de 18 años, no tener inicio de actividades en primera línea en el Servicio de Impuestos Internos (SII) y se debe presentar un programa de negocio que cumpla con el foco definido por la convocatoria de Sercotec en la región. Se puede pedir un máximo de $3,5 millones, no reembolsables, y aporta el 75% de lo requerido para echar a andar la startup. De ese dinero, un millón y medio de pesos puede destinarse a acciones de gestión empresarial y dos millones a inversiones.

Capital Abeja es entregado por Sercotec desde 2012 y apoya la puesta en marcha de nuevos negocios, liderados por mujeres. Los requisitos, aparte de ser mujer y mayor de 18 años, también incluye no tener inicio de actividades en primera categoría ante el SII y se debe presentar un proyecto de negocios que cumpla con el foco definido por la convocatoria en la región. Capital Abeja también entrega hasta $3,5 millones para concretar actividades del proyecto de negocios.

Un caso distinto es el financiamiento vía The S Factory, que otorga Corfo. Aunque también apoya a mujeres líderes con ideas innovadoras, en su caso se ofrece entrenamiento de startup por parte de mentores y emprendedores experimentados y $10 millones de subsidio sin comisión. Para postular, hay que entrar a la página de The S Factory y responder preguntas sobre el liderazgo, el equipo de trabajo y la motivación, junto a una carta de recomendación.

En el caso de Brain Chile, otorgado por la Universidad Católica, la idea es impulsar proyectos de base científico-tecnológico provenientes de instituciones de educación superior chilenas, especialmente en proyectos en fase de perfeccionamiento de prototipos y desarrollo de modelo de negocio. Las etapas a seguir son postulación, etapa online, braincamp, aceleración y final. La postulación se abre cada año en el mes de enero y el premio es de $70 millones en capital a repartir.

Para postular a un fondo de Youth Action Net Chile –desarrollado por la Universidad Andrés Bello, el instituto Profesional AIEP, Laureate International Universities y la International Youth Foundation- hay que tener entre 18 y 29 años y estar creando un impacto positivo en la comunidad creado un espacio de crecimiento para proyectos, iniciativas y organizaciones. El programa selecciona a 10 jóvenes y para postular es requisito entrar al Programa YANChile y llenar online un formulario que incluye algunas preguntas.

Talleres de formación para mejorar un negocio, apoyo en la elaboración de un plan de financiamiento para un negocio, visitas de asesoría y financiamiento para un negocio. Eso es lo que ofrece el Programa Yo Emprendo, otorgado por Fosis y dirigido para los que ya tienen un emprendimiento, pero quieren hacerlo crecer para aumentar sus ingresos. Los requisitos son residir en el territorio o comuna donde se desarrolle el proyecto, tener un negocio ya funcionando, tener disponibilidad para aportar recursos para el desarrollo del negocio y encontrarse en los tramos de menores ingresos o mayor vulnerabilidad del Registro Social de Hogares.

Finalmente, para Semilla Corfo, que apoya emprendimientos dinámicos –que en tres años puedan alcanzar ventas por un monto de un millón de dólares y sean capaces de crecer sus ingresos al doble cada 3 ó 4 años- es necesario tener más de 18 años, residencia en Chile, no haber iniciado actividades en SII o que tributen en segunda categoría sin importar la fecha de iniciación de actividades y ventas que no superen los cien millones en los últimos seis meses. El monto a financiar es de hasta $25 millones y cubrir el 75% del costo del proyecto. De ese dinero, $500 mil son para cofinanciar un servicio de mentoría en su red.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.