13 emprendedores se adjudican $800 millones para combatir la pandemia

96242110_116857423349184_1766288902294863872_o

La fabricación de insumos busca hacer frente al coronavirus con mascarillas, escudos faciales y protectores de cuerpo completo.


$800 millones de pesos son los que destinará el ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación, junto a Corfo, para apoyar a emprendedores en la fabricación de instrumentos made in Chile, que ayuden a combatir la pandemia del Covid-19 en el país.

La iniciativa, impulsada fuertemente por el Laboratorio de Gobierno de la Secretaría General de la Presidencia, presentó hace un tiempo el “Reto innovación Covid-19”, el cual ya tiene 13 emprendedores ganadores, provenientes de Valparaíso, Concepción, Puerto Montt, Coyhaique y Santiago, quienes recibirán cofinanciamiento y acompañamiento para crear mascarillas, escudos faciales y trajes de protección -de alta calidad- destinados al personal de la salud.

El vicepresidente de Corfo, Pablo Terrazas, comenta que recibieron más de 300 propuestas de emprendedores a este reto, pero sólo quedaron las más innovadoras. “La innovación y la eficacia en el actuar se han vuelto fundamentales en esta pandemia, y nuestros emprendedores, una vez más, están demostrando que como Estado hemos acertado en apostar en ellos”, dice Terrazas.

En ese contexto, cuatro emprendedores se dedicarán exclusivamente a la fabricación de mascarillas, cinco a la fabricación de escudos faciales, dos a la producción de mascarillas y escudos de forma simultánea y uno, proveniente de la región de Los Lagos, pondrá todos sus esfuerzos en la fabricación de indumentaria.

Este último estará en manos de la empresa Plus Industrial, fundada por Egon Kiessling, quien comenta que hace tres años que su empresa se ha dedicado a desarrollar prendas orientadas a la industria alimentaria, pero cuando oyeron hablar del desafío,  pensaron que sus herramientas se podrían adaptar perfectamente a los servicios de salud.

La solución de Egon y su equipo está centrada en la confección de una escafandra, acompañada de una capa que logra proteger el cuerpo desde las rodillas hasta la cabeza. Su postura es fácil y rápida, y la confección está hecha en tela técnica impermeable de alta gama, caracterizada por ser flexible, liviana y respirable. Esta capa funciona como una barrera impermeable de protección sanitaria y puede pasar por procesos de lavado sin perder sus cualidades, aún a altas temperaturas.

Otro de los proyectos ganadores está en manos de Daniela Cartes, de BabyCu, la única ganadora representante de la macro zona sur, a través de su compañía dedicada a crear soluciones en base al uso de cobre, quien postuló desde el Biobío comentando que la pandemia la tomó “mal parada”, pero ahora la situación se fortalece.

“En el estallido social tuvimos robos de una bodega y de una tienda, entonces estábamos sin mucha esperanza de reactivarnos, pese a que llevamos más de 12 años trabajando”, cuenta Cartes. “Trabajamos con el cobre y sus cualidades con una fórmula de cobre y zinc que nos permite hacer prendas pensando en niños quemados, prematuros, con piel de cristal y otras patologías, pero hoy ganar el reto nos permite seguir trabajando con el hospital regional”, agrega.

La empresa de Daniela Cartes se sostiene, como dice ella, “con puro power femenino”, con colaboradoras mujeres que ayudan en la confección de mascarillas que entregan de manera voluntaria y gratuita para niños oncológicos y pacientes hospitalizados inmunodeprimidos. Con el aporte del desafío, este apoyo se extenderá al personal de la salud.

Un representante de la Región Metropolitana, Felipe Olivares, del proyecto Cooper Face Shield, detalla que su innovación dedicada al desarrollo de escudos faciales, se basa en “una solución para producir estos aparatos en masa, con mínima mano de obra, sin dependencia de importaciones y a bajo costo”.

Esto soluciona inmediatamente cuatro problemas presentes en los modelos que circulan hoy en el mercado, “la lenta producción diaria, la implicancia de varias personas en el ensamblaje, la necesidad de insumos provenientes del exterior y un alto costo de los materiales de fabricación”, detalla Olivares.

El escudo está confeccionado en base a una visera y una mica; la visera cuenta con un diseño elegante, cómodo, de bajo peso y reutilizable donde sólo es necesario reemplazar la mica para un uso prolongado. “Está fabricado con polipropileno y nanopartículas de cobre, lo que lo convierte en una pieza fundamental de protección para el uso de nuestro personal de salud a lo largo de Chile. Ahora pretendemos abastecer en una primera instancia a la Región Metropolitana para luego, en una segunda etapa, llegar a todas las regiones del País”, comenta Olivares.

Al respecto, el ministro de la Secretaría General de la Presidencia (Segpres), Felipe Ward, recalca la importancia de la iniciativa, debido a que en la era digital es crucial poner la innovación al servicio de las personas. Sobre ello, comenta que “esta convocatoria, que tuvo la participación de personas de todas las regiones del país, demuestra la transversalidad del concurso y cuán relevante es para el Gobierno poner a disposición de la ciudadanía la tecnología para resguardar a nuestro personal de salud, para enfrentar la pandemia del Covid-19″.

“Estamos contentos con que tantas iniciativas creativas vayan en ayuda de quienes más las necesitan”, dice Ward. Y al mismo tiempo, agrega, “hacemos un llamado para que los chilenos se la jueguen por aportar con ideas novedosas en un escenario donde necesitamos la unión de toda la ciudadanía”.

Su par de Ciencia, el ministro Andrés Couve, menciona que las soluciones ofrecidas por las empresas, universidades fundaciones y dos personas naturales con ansias de innovar “podrán estar prontamente a disposición de todos aquellos que están en la primera línea de esta emergencia”. En este sentido, cada proyecto ganador será acompañado durante el proceso de desarrollo de los artículos, testeo, implementación y/o escalamiento.

Finalmente, cabe destacar que las convocatorias para participar en la producción de ventiladores mecánicos  y diagnóstico de Covid-19, aún están abiertas en Corfo.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.