Hoteleros sacan cuentas del verano: sube turismo interno y baja en la zona central

Drone 4

La cadena de hoteles Terrado tiene cinco hoteles, cuatro en Iquique y uno en Antofagasta.

Aunque en diciembre se auguraba una temporada negra para el turismo a lo largo del país debido a las manifestaciones, los hoteleros aseguran que la actividad repuntó durante enero. Tres protagonistas del turismo, del norte, el centro y el sur de Chile comparten sus experiencias durante la primera temporada de verano tras el estallido social: subió en regiones, bajó en la zona central y hay más turismo interno.


Según estimaciones de Hoteleros Chile, entre octubre y noviembre de 2019 la ocupación hotelera disminuyó en un 20%. Sin embargo, hoy desde la misma agrupación aseguran que se ha normalizado el flujo de personas que visitan las distintas ciudades chilenas en comparación al año pasado. Alejandro Hugues, vicepresidente de la institución, sostiene que enero fue el mes en que la situación repuntó para el turismo.

El profesional propone que las ciudades más golpeadas por la baja en el turismo fueron Santiago, Viña del Mar, Valparaíso y La Serena. “El extranjero que llega a Chile pasa siempre por Santiago, por el aeropuerto. Al pasar por Santiago, visita Valparaíso, Viña. Eso se ha perdido, porque la gente pasa de largo, se van directo al norte o al sur. No se quedan dos o tres días en la capital como lo hacían antes”, explica el vicepresidente de Hoteleros Chile.

Sin embargo, han observado que la gente viaja más dentro de Chile en comparación al año pasado. “El chileno, como sale un poco caro salir fuera de Chile por el dólar, está viajando tanto al norte como al sur”, explica Hugues. El profesional asegura que destinos como Arica, Iquique, San Pedro de Atacama, Punta Arenas, Puerto Natales, Puerto Varas y Frutillar son los destinos predilectos por los chilenos esta temporada.

Hoteles en el norte

La cadena de hoteles Terrado partió en 1996, con la inauguración del Terrado Club, en Iquique. Hoy, cuentan con cinco hoteles, cuatro en Iquique y uno en Antofagasta, que tienen un componente vacaciones para el periodo estival y corporativos y que ofrecen vista a las costas del norte del país. Actualmente, cuenta con una oferta de más de 500 habitaciones entre sus cinco sucursales.

El gerente general de los hoteles Terrado, Jorge Game, piensa que el periodo de incertidumbre en octubre y noviembre provocó que la decisión de salir de vacaciones se tomara a última hora. En el caso de los hoteles Terrado, recién en la última semana de diciembre se vio un incremento importante en la reservas para enero y febrero.

En concordancia con las observaciones de Hoteleros Chile, Jorge Game propone que, debido a la incertidumbre, los chilenos optaron por no salir del país y viajar por Chile, pero lejos del epicentro de las manifestaciones. “En el norte hemos tenido algunos incidentes, pero no son comparables con lo ocurrido en Santiago”, dice. Consideran que para los hoteles Terrado, esta temporada ha sido particularmente buena, incluso mejor que el año pasado. “Yo creo que llegaron a Iquique turistas que bajo otras condiciones hubieran tomado la decisión de salir del país. El incremento del dólar influye también”, propone Game.

Cerca de la Zona Cero

En 2011 inauguró The Singular Patagonia, y tres años después lo siguió The Singular Santiago. Son hoteles administrados por la familia Sahlí, de una tradición hotelera que data de 1931. Sus instalaciones buscan distinguirse por ser una colección de hoteles de lujo y no una cadena. Pregonan el “lujo singular”, con decoraciones elegantes, pero clásicas e incluso rústicas en el hotel de Patagonia. En el caso de Santiago, se han preocupado de seguir la línea de su ubicación, el barrio Lastarria. También incluyen en su sello su gastronomía, pues ofrecen platos hechos a partir de productos chilenos de alta calidad.

Desde la administración de los hoteles, concuerdan con Hoteleros Chile en que la ocupación en Santiago disminuyó, mientras que en el sur se ha mantenido. Sin embargo, aseguran que con el paso del tiempo el hotel de Lastarria, a dos cuadras de Plaza Italia -la llamada Zona 0 de las manifestaciones- ha repuntado. “No estamos al 100%, pero estamos al 70%. Al principio sí fue drástico, pero ahora está más normalizado. Incluso, tratamos de no hacer oídos sordos a lo que está pasando y tratamos de contarles a los huéspedes lo que van a ver en el barrio y de darles algunas pautas de seguridad. Saben que acá no están en una burbuja”, aseguran desde el hotel.

Sostienen que en la Patagonia ha sido una buena temporada, gracias a las mejoras en la conectividad con Santiago. “Una vez que los vuelos se acomodaron, la temporada estuvo como esperábamos que fuera”, reconocen. Esto, debido a que actualmente hay tres aerolíneas que hacen vuelos directos desde Santiago hasta Puerto Natales. Por esta razón, en el hotel creen que es más fácil para los turistas chilenos conocer su instalación en Patagonia, incluso por un fin de semana.  Estiman que en sus inicios, el Singular de Puerto Natales hospedaba en un 90% extranjeros, pero hoy la balanza ha cambiado, porque cada vez llegan más chilenos.

Las cuentas en el sector oriente

Un hotel perteneciente a la familia Sanz Raab, inaugurado en 1989 en la comuna de Vitacura, conocido como el primer hotel boutique de Latinoamérica. Hace seis años el sello del Hotel Bidasoa comenzó a reinventarse, al construir un segundo edificio caracterizado por sus prácticas ecológicas, pues no usa combustibles fósiles y todo la electricidad y la calefacción del agua sanitaria es producto de la energía aerotérmica. Además, el edificio está envuelto en una especie de chaleco térmico, que permite que se mantenga en una temperatura que varía entre los 20 y los 23 grados y, de esta forma, ahorrar energía. Su propuesta es crear la hotelería y gastronomía del futuro, pues basan su cocina en plantas, usan papel reciclado y gestionar residuos para reciclarlos.

Aunque cerca del hotel -de un estilo atemporal y aespacial- no hubo incidentes relacionados al estallido social, desde su administración cuentan que sus 108 colaboradores viven en zonas que fueron afectadas, por lo que significó un desafío a nivel logístico y de transporte. También, reconocen que fue un desafío explicar a los turistas lo que ocurría en el país. “Fue muy difícil el toque de queda, porque los extranjeros estaban desesperados, no entendían lo que estaba pasando y nosotros tampoco. Les explicábamos los problemas de inequidad, el malestar”, explica Andrea Sanz, una de las hermanas a cargo del hotel. Estiman que el 60% de los huéspedes del Bidasoa son extranjeros.

Aunque reconocen que algunos turistas se estaban hospedando en el centro de Santiago cuando ocurrió el estallido y decidieron relocalizarse en el hotel Bidasoa, sostienen que los turistas extranjeros los prefieren por sello ecológico más que por estar lejos del epicentro de las manifestaciones. Andrea Sanz explica que es difícil para ellos comparar la temporada con el año pasado, porque, si bien en enero 2020 les fue mejor que en 2019, antes tenían 30 habitaciones y ahora aumentaron a 108.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.