Hoteles lanzan promociones y packs con experiencias para atraer público

Teletrabajar desde un hotel se ha vuelto una opción para algunos para buscan relajarse tras meses de encierro.

Packs para teletrabajar que incluyen estadía familiar y clases de surf, almuerzos con reputados chefs y terrazas abiertas con clases de coctelería, son algunas de las tendencias más llamativas de hoteles en Santiago o Pichilemu que buscan adaptarse a las dificultades y restricciones de la pandemia.


Para muchos hoteles, los problemas derivados de la pandemia solo fueron la segunda parte de los que acarreaban desde el estallido social. Han sido 13 meses críticos para la industria del turismo. Hoy, tras pasar meses sin funcionar, los hoteles han abierto, pero con el 30% de su capacidad, según estimaciones de Hoteleros de Chile, gremio que agrupa a más de 350 establecimientos de alojamiento turístico. Aunque ese porcentaje no es suficiente para cubrir los gastos de muchos, les permite mantenerse en pie.

Con el 70% de la industria operativa, los hoteles que daban trabajo directo a 600 mil personas e indirecto a otras 400 mil, han perdido la mitad de su mano de obra durante la pandemia, de acuerdo a Hoteleros de Chile. Con las personas que quedaron, los hoteles han buscado formas para ofrecer nuevos servicios y cautivar a quienes quieran visitarlos.

Una de las tendencias más notorias es que los fines de semana la gente se hospeda en hoteles cercanos a ellos. Esta conducta recibe el nombre de "staycation" y consiste en disfrutar unos días de relajo sin salir de la ciudad. Andrés Fuenzalida, presidente de Hoteleros de Chile, afirma que últimamente las personas tienden a quedarse en un hotel por períodos breves, para relajarse y desconectarse de las obligaciones de la casa.

Fuenzalida explica que, antes de la pandemia, era común que las ocupaciones fueran bajas los fines de semana. En esos tiempos, sábados y domingos eran el dolor de cabeza del turismo. Desde octubre fue al revés y los fines de semana representaron una oportunidad para atraer visitantes, aunque el paso de la Región Metropolitana a Fase 2 -lo que implica cuarentena los fines de semana- dejará por 15 días de ser una alternativa para quienes viven en la capital.

El presidente de Hoteleros Chile sostiene que este verano se tendrá que veranear en Chile, pero que será a costos razonables y más competitivos en términos internacionales. "Hago un llamado a los chilenos a encontrar en la hotelería un aliado muy profesional y consciente de los cuidados de higiene que tiene que haber. Los protocolos son potentes, la higienización es permanente", sostiene.

El Hotel Mandarín Oriental ha desarrollado la oferta de staycation y ofrece una instancia para relajarse y desconectarse sin salir de Santiago. El plan incluye una experiencia completa de más de 24 horas.[/caption]

A raíz de la pandemia, el Hotel Mandarín Oriental, en Avenida Kennedy, ha desarrollado la oferta de staycation y ofrece una instancia para relajarse y desconectarse sin salir de Santiago. El plan incluye una experiencia completa de más de 24 horas, con estadía, desayuno, un espumante de bienvenida, un crédito de 30 mil pesos para ser usado en Senso, su reputado restaurante, o en la piscina. Desde el hotel afirman que, dadas las condiciones actuales, están enfocados en el público local, con una estadía promedio de dos días.

Para evitar riesgos de contagios, los hoteles han aprovechado sus áreas abiertas. El Mandarín Oriental, que se caracteriza por sus amplias terrazas, un jardín de más de mil metros cuadrados y una piscina estilo laguna, retomó actividades como noches gastronómicas y brunchs al aire libre. "Las actividades se han ido retomando de manera paulatina, de a poco comienzan a aparecer eventos pequeños de empresas, matrimonios, cumpleaños. Todo bajo estrictas medidas de seguridad", dice Margarita Pereira, directora de Marketing y Comunicaciones del hotel.

Las noches gastronómicas son un proyecto que el Mandarín Oriental trabaja desde hace tiempo, con destacados invitados locales e internacionales, como almuerzos con postres realizados por Gustavo Sáez, considerado el mejor repostero de Chile. "Nos hace sentido unirnos para levantar la gastronomía que venía sufriendo desde el estallido social. Este rubro es pequeño, nos conocemos entre todos y se hace fácil crear en conjunto, porque hablamos el mismo idioma y disfrutamos la misma pasión", comenta Germán Ghelfi, chef ejecutivo de Mandarin Oriental.

Trabajo remoto y surf

El hotel The Singular Lastarria, en el centro de Santiago, desde el 20 de noviembre habilitó la estadía, el spa, la cafetería del lobby, junto con el rooftop, que funcionaba desde octubre. Han aprovechado particularmente ese último espacio, porque está al aire libre, en el noveno piso del edificio. Ahí ofrecen café, almuerzo, cena y brunch los fines de semana, además de clases de coctelería. Incluso, tienen un programa que incluye clases de coctelería y alojamiento o brunch y alojamiento.

Dolores Conget, gerente de marketing y comunicación de The Singular Santiago, explica que han lanzado programas de fin de semana pensados en que los santiaguinos puedan descansar y divertirse después de los meses que pasaron encerrados. "Estamos atendiendo más que nunca a las necesidades del mercado interno y local que están centradas en vivir experiencias diferentes, divertirse y hacer panoramas en la ciudad", cuenta.

El Hotel Bidasoa, en Vitacura, nunca cerró sus puertas durante la pandemia. No pudieron continuar atendiendo en el restaurante, pero se adaptaron para hacer entregas por delivery. El hotel, por su parte, continuó funcionando, pero cada visitante debía tomar desayuno, almorzar y comer en su habitación. Los espacios comunes estuvieron cerrados, y solo se retomó su uso cuando se entró a la fase dos del Plan Paso a Paso.

Como saben que la modalidad del teletrabajo está ampliamente extendida entre profesionales, en The Singular Santiago armaron un programa de day use, para que empresas locales puedan ir a trabajar a sus habitaciones, con wifi, servicio de café o almuerzo y mini bar. También se pueden usar los salones para hacer videoconferencias o reuniones. Las empresas pueden pagar suscripciones mensuales, semestrales o anuales para arrendar los salones, con o sin alojamiento. Incluso, podrán usar el gimnasio cuando vuelva a funcionar.

Andrés Fuenzalida, de Hoteleros de Chile, cuenta que hay establecimientos que se han reinventado estructuralmente durante la pandemia. Una parte de la oferta, como la cadena francesa de hoteles Accor, convirtió pisos de sus edificios en oficinas privadas. Sacaron las camas e instalaron escritorios, con el fin de que se pueda disfrutar de un espacio con baño privado, televisión, internet y servicios. No solo sirven para personas que se hospedan en el hotel y tienen que trabajar, sino que también para personas que aún no pueden trabajar en su oficina y prefieren un lugar cómodo antes que trabajar desde la casa.

El Hotel Mar y Vino, en Pichilemu, lanzó un paquete especial para sus visitantes, que mayoritariamente son de ciudades como Santiago, Rancagua o Curicó. Nicolás Samson, dueño del hotel, entiende que las personas se sienten agotadas tras meses de encierro en departamentos o en casas en la ciudad. Como se puede teletrabajar, el hotel ofrece un programa especial que incluye un espacio para cumplir la jornada laboral en el hotel, con wifi, impresora y una máquina de café. En la tarde, luego de la jornada laboral y como parte del paquete, hay clases de surf en las playas de Pichilemu.

El paquete lo han tomado familias enteras. Los papás trabajan mientras los niños están en clases, y en la tarde van juntos a surfear en las playas de Pichilemu. También se puede catar vinos y próximamente iniciarán clases de yoga. Samson asegura que la respuesta "es genial, porque ha permitido que las personas vayan a Pichilemu en la semana y eviten los tacos de los días viernes". Hay personas que incluso se van a pasar la semana a Pichilemu, para trabajar desde allá y regresar a Santiago los fines de semana.

En el caso del Hotel Mar y Vino, la estadía no se ha caracterizado por ser breve, sino que se ha extendido, porque los visitantes aprovechan de trabajar en la semana en el hotel, en lugar de ir solo por el fin de semana. El hotel hace un descuento de un 20% por estadías de más de cuatro días.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.