Proactividad, diversidad y expertise marcarán el talento del futuro

DFGDJASDLJHBVKKOWA5NJG77K4

La fuerza laboral del mañana se enfrentará a un entorno cada vez más exigente y competitivo, que requerirá el desarrollo de habilidades técnicas cada vez más específicas, así como también profundas habilidades adaptativas.


La fuerza laboral del mañana se enfrentará a un entorno cada vez más exigente y competitivo, que requerirá el desarrollo de habilidades técnicas cada vez más específicas, así como también profundas habilidades adaptativas. En este contexto, los desafíos y oportunidades son numerosas. Sin embargo, quisiera detallar tres tendencias que -en mi opinión- irán influyendo con cada vez más fuerza en las futuras contrataciones. La primera de ellas viene robusteciéndose desde hace ya algún tiempo, pero seguirá creciendo en el futuro, y tiene que ver con que las organizaciones hoy están buscando personas más proactivas y propositivas. Es decir, que sean capaces de reinventarse constantemente, "aprender a desaprender" y traer a la organización nuevas ideas y formas de hacer las cosas. La segunda responde a la capacidad de trabajar junto a equipos cada vez más diversos en cuanto a expertise, nacionalidad, cultura y género, entre otros atributos. Esto, dado a que las empresas están siendo cada vez más conscientes de los impactos positivos de la diversidad en la performance del negocio, por lo que se están abriendo a incorporar perfiles variados en sus distintos niveles. Además, la pandemia y el teletrabajo nos ha abierto la mente no solo a poder trabajar fuera de una oficina física, sino a un concepto más avanzado de "oficina virtual", donde realmente se caen las fronteras y hoy se puede trabajar igual de fluidamente con alguien que está en otra calle, comuna o ciudad, así como también con alguien que está en otro país o continente. Esto abre un mundo de posibilidades para que las compañías accedan a nuevo talento, y para que las personas accedan a un mercado laboral global mucho más amplio. Finalmente, la tercera, y que tiene mucha relación con el anterior, es que las organizaciones empezarán a buscar menos profesionales generalistas para empezar a incorporar a más expertos en temas específicos, que sean capaces de co-crear soluciones más complejas y avanzadas junto a otras disciplinas del conocimiento. Es así que, por ejemplo, en lugar de solo un Ingeniero, buscarán un experto en Inteligencia Artificial o un Data Scientist. Estos cambios implican un importante desafío para nuestras instituciones de educación superior y educación básica, que deberán desarrollar nuevas capacidades para formar a sus alumnos de acuerdo a los cambios en el mercado. Sin embargo, esto también es un imperativo si es que quieren crecer y subsistir en un nuevo contexto, pues el desarrollo y la proliferación de la educación online no solo les está abriendo la posibilidad de llegar en nuevos formatos a muchas más personas, sino también está permitiendo que más personas puedan y prefieran estudiar desde sus hogares en otras latitudes, sumando nueva competencia al sector.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.