Proyecciones de Hacienda apuntan a que economía ya tocó fondo por crisis social

plaza-italia

Al menos en las mediciones interanuales de actividad económica, lo más profundo del impacto del estallido social en los sectores productivos nacionales ya habría quedado atrás con los retrocesos del Imacec de 3,4% en octubre y de 3,3% en noviembre.


Al menos en las mediciones interanuales de actividad económica, lo más profundo del impacto de la crisis social en los sectores productivos nacionales ya habría quedado atrás con los retrocesos del Imacec de 3,4% en octubre y de 3,3% en noviembre.

Para diciembre de 2019, de hecho, las apuestas de autoridades y analistas no apuntan a ninguna cifra de la magnitud de los dos meses anteriores sino más bien a una caída menor e incluso la posibilidad de un repunte.

En el primer día laboral de 2020, el Banco Central informó temprano hoy de la expansión del Imacec en noviembre, que fue levemente mejor que lo que había anticipado el mercado. En reacción, el ministro de Hacienda, Ignacio Briones, sostuvo que era una baja “muy significativa”, aunque anticipó una contracción “bastante más moderada” de 1% en el último mes de 2019.

Los analistas también sacaron sus cálculos tras el comunicado del Imacec del Central, que sigue a datos de producción industrial en noviembre y desempleo en el trimestre septiembre-noviembre difundidos el martes por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) y que también fueron mejor que lo estimado por los economistas.

Scotiabank anticipó una caída del Imacec de entre 1,5% y 0%, comparado con el mismo mes de 2018. “Cierta normalización en comercio, hoteles y restaurantes, pero nuevas incidencias negativas desde servicios de educación no auguran un registro positivo para diciembre”, dijo el banco en un análisis.

“También esperamos una relevante ejecución de gasto público que podría apoyar con mayor fuerza la construcción de obras civiles y alguna demanda de maquinaria y equipo. Con todo, esperamos un crecimiento desestacionalizado entre 1,5 y 3,0% m/m. Así, el PIB 2019 terminaría creciendo en línea con nuestra revisión post-18O de 1%”, añadió.

Por cierto, independiente de los indicadores de actividad, la autoridad ya ha advertido sobre que preocupa el deterioro de indicadores de empleo producto de la crisis.

“Impacto algo menor”

Santander proyectó que en diciembre la actividad habría tenido un avance mensual de más de 2% y un crecimiento anual nulo. Así, el PIB del año habría cerrado con una expansión levemente por sobre el 1%, mientras que para 2020 indicó que las perspectivas para el crecimiento se mantienen acotadas y dependerán en gran medida del desarrollo del escenario político.

El Imacec de noviembre “confirma que impacto de corto plazo del estallido social ha sido algo menor de lo esperado”, dijo Santander al inicio de su análisis.

El sector externo de la economía –ligado a las manufacturas y que no ha sido afectado por disrupciones directas– podría tener un buen desempeño en los trimestres que vienen, favorecido por un mejor escenario internacional y un tipo de cambio real más depreciado. Por otra parte, la inercia de los grandes proyectos de inversión y de la actividad inmobiliaria le darán soporte, por algún tiempo, tanto al empleo como a la construcción, añadió.

BICE advirtió que los registros de noviembre no garantizan una recuperación en el corto plazo. La entidad dijo en un informe que algunos rubros, como la construcción, tendrán una mayor inercia con respecto a su ritmo de actividad previo, el que era más positivo previo al inicio de la crisis social. Por otra parte, las actividades de servicios, principalmente las de consumo de bienes o servicios No básicos, ya muestran un mayor deterioro.

Sin embargo, la institución revisó levemente al alza su proyección de crecimiento para Chile, llevándola a un nivel de 1,0% 2019, la cual considera una caída de 0,9% en el Imacec de diciembre.

“Mientras tanto, para el año 2020 estimamos que el crecimiento sería cercano a 1,4%. Dado lo anterior, y considerando que la inflación en el mediano plazo tendría menos presiones por el menor consumo, creemos que el Banco Central de Chile podría aumentar su nivel de estímulo monetario, recortando su TPM, en la segunda mitad del año 2020”, sostuvo.

Bci, por su parte, indicó incluso que el Imacec será “ligeramente positivo. No hemos cambiado de forma significativa nuestra perspectiva”.

“Lo peor probablemente ya haya pasado y el pronóstico del banco central de un crecimiento negativo de 2,5% en el cuarto trimestre sería el peor escenario”, dijo el economista de Bloomberg Economics, Felipe Hernández.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.